Movistar sigue cobrando a una usuaria que cambió de compañía... y le niega los recibos por no ser clienta

FACUA Sevilla ha logrado que la compañía deje de reclamarle dichos cargos, realizados durante cuatro meses, pertenecientes a una línea de móvil que no le dio de baja cuando hizo la portabilidad.

Movistar sigue cobrando a una usuaria que cambió de compañía... y le niega los recibos por no ser clienta

Tras la actuación de FACUA Sevilla, Movistar ha anulado a una usuaria varios recibos que le cargó en su cuenta bancaria durante cuatro meses después de que hiciera un cambio de compañía. La empresa se negó a facilitarle ninguna información sobre dichas facturas, que pertenecían a una línea móvil que no le dio de baja, alegando que ya no era clienta.

Ángela O.F., residente en la localidad sevillana de Mairena del Aljarafe, decidió en mayo de 2018 hacer un cambio de compañía teléfonica desde Movistar, con quien matenía internet y varías líneas de móvil, a otra compañía. Para su sorpresa, siguió recibiendo cargos en su cuenta corriente a nombre de Movistar, con cantidades entre los 5 y los 22 euros, a pesar de que no le enviaban ninguna factura que lo justificara.

Ante esta situación, la afectada contactó con su banco para que devolviera los recibos y se dirigió en varias ocasiones a la compañía para que le informaran de a qué se debían. La empresa se negó en repetidas ocasiones a facilitarle ningún dato, bajo el pretexto de que ya no tenía ninguna relación con la teleco. Durante ese tiempo, Movistar, a través de una empresa de recobros, no paró de reclamarle el dinero, llegando incluso a amenazarla con llevarla a tribunales.

No fue hasta julio de 2018 que finalmente un trabajador de Movistar le informó del motivo de los cargos: al hacer la portabilidad, la empresa había "olvidado" dar de baja una línea de móvil secundaria que le regalaron cuando contrató con ella y que nunca llegó a utilizar ya que ni sabía de su existencia. Hasta la fecha, le habían intentado cobrar 72 euros.

Ángela solicitó entonces que dieran de baja dicha línea y dejaran de reclamarle el pago de dicha cantidad, ya que eran totalmente indebido. Movistar, sin embargo, no dejó de instarle al pago mediante constante correos electrónicos y llamadas con amenazas de juicio si no pagaba.

La usuaria decidió acudir entonces a FACUA Sevilla para que ejerciera acciones en defensa de sus derechos. El equipo jurídico de la asociación se dirigió a Movistar para instarle a que dejara de reclamar el dinero a la afectada, ya que se había tratado de un error de la compañía que no debían hacer recaer en ella.

Así, el Real Decreto 899/2009, de 22 de mayo, por el que se aprueba la carta de derechos del usuario de los servicios de comunicaciones electrónicas, establece, en su artículo 3, el derecho a "celebrar contratos y a rescindirlos, así como a cambiar de operador de forma segura y rápida, con conservación del número telefónico".

De igual forma, en su artículo 7, indica que "el operador se abstendrá de facturar y cobrar cualquier cantidad que se haya podido devengar, por causa no imputable al usuario final, con posterioridad al plazo de dos días en que debió surtir efectos la baja".

Por otro lado, el artículo 62 del Real Decreto Legislativo 1/2007, de 16 de noviembre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios y otras leyes complementarias, recoge que "el consumidor y usuario podrá ejercer su derecho a poner fin al contrato en la misma forma en que lo celebró, sin ningún tipo de sanción o de cargas onerosas o desproporcionadas".

Finalmente, tras la reclamación de la asociación, Movistar ha procedido a anular los recibos y ordenar que deje de reclamársele el dinero a Ángela. "En consecuencia, hemos procedido a anular las facturas emitidas de mayo a agosto de 2018", ha indicado en su respuesta.

Real Decreto Legislativo 1/2007, de 16 de noviembre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios y otras leyes complementarias.

Ya somos 245.255