FACUA exige al Gobierno información más clara y precisa sobre la nueva crisis de las 'vacas locas'

Advierte que los controles puestos en marcha por la Administración para garantizar la seguridad alimentaria de los consumidores españoles son insuficientes.

La Federación de Asociaciones de Consumidores y Usuarios de Andalucía (FACUA) muestra su preocupación por la actual situación de desconcierto generada en torno a la contaminación de reses de vacuno con Encefalopatía Espongiforme Bovina, conocida como mal de las vacas locas.

FACUA considera que los controles puestos en marcha por la Administración para garantizar la seguridad alimentaria de los consumidores españoles es insuficiente, y así lo ha señalado la Unión Europea en un informe emitido a raíz de una inspección veterinaria en abril de 2000 en Galicia y Cantabria. De hecho, la Federación advierte que los cuerpos de inspección de los que disponen la Administración central y las comunidades autónomas es muy reducido como para acometer con eficiencia el control alimentario en España, y que la formación de los veterinarios para la detección de esta enfermedad podría ser asimismo incompleta como señala el informe de la UE.

Aunque FACUA acoge positivamente la decisión del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación de impedir la entrada de vacas reproductoras y sementales con más de veinte meses procedentes de Francia e Irlanda, exige que se tomen todas las medidas necesarias para un estricto control del cumplimiento de este veto.

Además, es indispensable ofrecer a los consumidores toda la información que les capacite para tomar decisiones acerca del consumo o no de la carne de bovino procedente de fuera de España, por lo que FACUA exige el etiquetado completo de las carnes, incluyendo el lugar de origen de las piezas y el país o países de crianza, con carácter inmediato, sin esperar a 2002 como establece la Unión Europea.

Por otra parte, el director general de Ganadería, Quintiliano Pérez Bonilla, afirmó el pasado viernes 13 de noviembre en la reunión de la comisión permanente del Consejo de Consumidores y Usuarios de España, convocada por la directora general de Salud Pública, Dolores Flores, que en España no se emplean los piensos de origen animal porque resulta más barata la alimentación con piensos vegetales elaborados a partir de soja y maíz procedente de Estados Unidos.

Ante el reclamo de aclaraciones de si las materias primas utilizadas en la elaboración de los piensos habían sido modificadas genéticamente, el director general de Ganadería empleó evasivas desplazando la respuesta a posteriores encuentros, y aludió al traspaso de competencias a las comunidades autónomas para eludir una respuesta ante la insuficiencia del cuerpo de inspectores en materia alimentaria.

Además, se indicó a Pérez Bonilla, sin obtener respuesta clara al respecto, que en las granjas piscícolas se están empleando piensos de origen animal y que la UE ha pedido la modificación del artículo 6 de la Directiva 93/53 con objeto de establecer medidas comunitarias para combatir determinadas enfermedades de los peces.

De otro lado, a las manifestaciones de ayer del ministro de Agricultura, Miguel Arias Cañete, en Bruselas de que España está estudiando prohibir la utilización de piensos animales, FACUA recuerda que la Administración está apuntando a la prohibición en España desde 1994 de utilizar estos piensos en la alimentación del ganado vacuno como forma de tranquilizar a los consumidores, y pide aclaraciones sobre la situación real de la utilización de estas harinas en nuestro país, ya que los consumidores no podrán estar tranquilos hasta que no prohíba por completo la utilización de piensos animales.

Ya somos 203.790