Nutra Life

Una de las empresas con más denuncias por la venta de adelgazantes fraudulentos continúa sus actividades tras una ridícula sanción de 7.500 euros

FACUA denuncia que el caso de Nutra Life pone de manifiesto la impunidad con la que se comercializan los <i>productos milagro</i>.

Tras cerca de dos años comercializando todo tipo de productos fraudulentos para adelgazar y una inversión en publicitarlos a nivel nacional que puede superar los 2 millones de euros, la administración sanitaria ha decidido que la empresa Nutra Life sólo merece una ridícula sanción de 7.512,65 euros.

Así ha resuelto la delegación provincial de Salud de Málaga, donde tiene su sede social la empresa, los expedientes abiertos a raíz de las numerosas denuncias presentadas por la Federación de Consumidores en Acción (FACUA) desde febrero de 2005. Una decisión que en opinión de FACUA puede ser interpretada por los vendedores de productos milagro como un auténtico espaldarazo para que continúen sus actividades en la confianza de que el fraude sale barato. De hecho, Nutra Life continúa vendiendo sus falsos remedios para adelgazar.

Aunque Nutra Life opera a nivel nacional, el Ministerio de Sanidad y Consumo decidió no intervenir ante las irregularidades de la empresa dejando el caso en manos de la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía. Ésta, a su vez, trasladó las denuncias de FACUA a su delegación provincial en Málaga.

La primera denuncia de FACUA data de febrero de 2005 y se refería a unas pastillas efervescentes, Redu Fizz, cuya publicidad aludía a una "fórmula secreta" y prometía la pérdida de hasta 28 kilos en dos meses.

En la larga lista de productos milagrosos para adelgazar comercializados por Nutra Life también se incluyen las cápsulas L'Carnitin, el té rojo chino Pu-Erh, unas especias recomendadas por una actriz polaca (las especias de Maggie Drozd, ahora convertidas en pastillas) y una dieta a base de "calorías negativas". A ellos hay que sumar Maxi Buste, unas cápsulas y un gel que prometen aumentar el tamaño del pecho "hasta 10 cm. de más en menos de un mes". Se trata de prácticas que vulneran el Real Decreto 1.907/1996, sobre la publicidad y promoción comercial de productos, actividades o servicios con pretendida finalidad sanitaria.

La delegación provincial de la Consejería de Salud atribuye la cuantía de la multa a "la pluralidad de productos ofertados y su publicidad en diarios". Pero lo cierto es que la sanción no llega ni a la mitad de lo que le cuesta a la empresa contratar uno sólo de los anuncios a toda página que inserta cada semana en diarios y revistas de tirada nacional.

Dados los perjuicios provocados por la empresa a la economía y la salud de los consumidores, FACUA considera que Salud debería haberle aplicado una multa proporcional al beneficio obtenido con la venta de sus productos milagro. De hecho, su cuantía podría haber llegado a alcanzar "el quíntuplo del valor de los productos o servicios objeto de la infracción", según prevé la Ley 14/1986, de 25 de abril, General de Sanidad.

La administración sanitaria tampoco ha hecho uso de la potestad que le otorga el Real Decreto que prohíbe los productos milagro para obligar a los medios de comunicación donde éstos se publiciten a que difundan de forma gratuita una advertencia sobre las irregularidades cometidas por la empresa.

Ya somos 190.342