FACUA denuncia que las tarifas de Movistar, Vodafone y Orange son casi idénticas y duda que la llegada de los operadores virtuales introduzca competencia en el sector

Critica a la CMT por no orientar a costes las tarifas de interconexión ni fijar un precio máximo para las negociaciones entre las compañías con red propia y los operadores virtuales.

La Federación de Consumidores en Acción (FACUA) ha presentado un estudio comparativo en el que pone de manifiesto que las tarifas de Movistar, Vodafone y Orange (antes Amena) son casi idénticas, fruto de una situación de oligopolio en la que se viene produciendo un alineamiento de las estrategias comerciales. Ello les permite que sus márgenes de beneficio crezcan cada año al ni siquiera repercutir en las tarifas las bajadas de costes y los incrementos en el tráfico de llamadas.

Las tres compañías ofertan nada menos que cuarenta y siete planes tarifarios, muchos de ellos con una compleja estructura, lo que no implica la existencia de competencia sino que resulta más bien una fórmula para encubrir su ausencia.

Estudios realizados por la Comisión Europea y la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) han puesto de manifiesto que los usuarios españoles con niveles de consumo medio y alto padecen tarifas por encima de la media de la Unión Europea (UE).

Pese al enorme incremento del tráfico de llamadas y la importante reducción de costes (fruto entre otros factores de la amortización de las principales inversiones en infraestructuras realizadas en los años 90) de los que vienen beneficiándose las compañías, las bajadas en las tarifas han sido casi inapreciables en los últimos años.

Intereses compartidos

La congelación de las tarifas es un interés compartido por las tres compañías, que ocupan una situación de dominio conjunta. La bajada de una provocaría una actuación idéntica por parte del resto, con lo que el descenso conjunto del nivel de precios acabaría por no beneficiar a ninguna. Esta situación solo podría ser modificada con la entrada de un elemento discordante, un nuevo operador cuya necesidad de lograr cuota de mercado le llevase a introducir una guerra de precios. Que el cuarto operador con red propia, Yoigo (Xfera), utilice esta estrategia cuando irrumpa en el mercado es hoy por hoy una incógnita.

En cualquier caso, FACUA duda que la llegada de los operadores móviles virtuales (OMV) introduzca competencia en el sector. Las tarifas de estas nuevas compañías serán fruto de los acuerdos de precios que alcancen con los operadores tradicionales para el uso de sus redes. Para favorecer que los OMV ofertasen tarifas más bajas que las actuales, la CMT debería haber impuesto a Movistar, Vodafone y Orange que alcanzase con ellos acuerdos sobre la base de un determinado precio máximo, en lugar de dejarles poder total en la negociación.

De hecho, el primer OMV, Carrefour Móvil, ha salido al mercado con una tarifa única de 0,15 euros/minuto, tres céntimos por debajo de las tarifas fijas para todos los destinos y horarios con menor compromiso de consumo que ofertan Movistar y Vodafone (0,18), pero con el importante inconveniente de que no ofrece la posibilidad de contratar la elección de determinados números frecuentes para llamarles a un precio mucho más bajo.

Tampoco la CMT viene cumpliendo su obligación de garantizar que las compañías apliquen tarifas de interconexión orientadas a costes, como dicta la normativa europea. Las tres operadoras ingresan cada año unos 2.500 millones de euros extra gracias al importante desfase permitido por el organismo regulador entre los ingresos y los costes relativos a la interconexión, el peaje que se cobran unas a otras por el uso de sus redes.

Si la CMT impusiese bajadas drásticas en los precios de interconexión para orientarlos a costes (por encima del 80% en la compañía con mayor desfase) y se repercutiesen proporcionalmente en las tarifas que pagan los usuarios finales, éstas se reducirían en más de la mitad.

FACUA también alerta del caramelo envenenado que supone el ofrecimiento de móviles gratis o a precios bonificados por parte de las tres compañías, ya que lleva aparejado un compromiso de permanencia de 18 meses, lo que va a resultar una importante traba para impedir que los usuarios se pasen a OMV o al nuevo operador con red propia si sus ofertas les resultan más atractivas.

Las tarifas

FACUA ha comparado las tarifas para llamadas nacionales de los cuarenta y siete planes ofertados por Movistar, Vodafone y Orange, más las dieciséis opciones de ahorro que éstos incluyen, fundamentalmente para llamadas a móviles de la misma compañía.

En este poco transparente mercado, la inmensa mayoría de los planes tarifarios pueden encontrarse casi calcados en las tres compañías. También hay algunas ofertas únicas o más diferenciadas, pero no puede considerarse que resulten globalmente más económicas que el resto.

Entre esas ofertas, resultan destacables las que tienen tarifas que varían tanto en función del destino como del horario de la llamada, resultando un auténtico galimatías para el usuario, que puede ser víctima de tarifas trampa como la Joven de Orange, que con el reclamo de 0,06 y 0,12 euros/minuto para las llamadas en horario reducido, aplica una tarifa de 0,80 euros en el normal.

La primera de las similitudes se da en la tarifa por el establecimiento de cada llamada, de 0,12 euros en todos los casos.

Asimismo, en contratos de pospago, tanto Movistar como Vodafone y Orange tienen una tarifa única para todos los destinos y horarios de 0,18 euros/minuto, exigiendo un compromiso de consumo mensual de al menos 9 euros en los casos de Movistar y Vodafone y 18 euros en el de Orange. Esta última también ofrece una tarifa de 0,21 euros/minuto para compromisos de 6 euros mensuales.

Las tarifas bajan hasta 0,13 euros/minuto si el cliente asume un compromiso de consumo mensual de 50 euros en el caso de Orange y 60 euros en los de Movistar y Vodafone. Movistar también tiene una tarifa de 0,11 euros/minuto para clientes dispuestos a pagar un mínimo de 90 euros mensuales.

Para las tarjetas de prepago, la tarifa única para todos los destinos y horarios es mucho más alta, 0,28 euros/minuto en el caso de Vodafone y 0,30 euros en el de Movistar. Movistar y Orange también tienen sendas tarifas de 0,19 y 0,18 euros, respectivamente, pero obligan a una recarga mensual de 10 euros, lo cual las asemeja a las condiciones de una oferta de pospago.

En el caso de las tarifas de prepago que varían sólo en función del horario, en el reducido las tres compañías cobran 0,12 euros/minuto. En el horario normal, Vodafone 0,59 euros, Orange 0,58 y Movistar 0,48. Eso sí, la compañía que parece menos cara, Movistar, acaba en este caso su horario reducido a las 4 de la madrugada, Vodafone a las 6 y Orange a las 8.

Junto a sus planes tarifarios, las operadoras también ofrecen opciones de ahorro, en la mayoría de los casos para llamar a precios reducidos a determinados números de teléfono, generalmente de la misma compañía. Aunque también pueden encontrarse similitudes, aquí sí se observa un cierto grado de diferenciación, tanto en los tipos de ofertas como en sus tarifas.

Por ejemplo, Orange y Vodafone ofrecen la posibilidad de elegir un número de la misma compañía para llamarle por 0,03 euros/minuto, precio que baja a 0,01 euros en el caso de Movistar. En los tres casos, el alta en esta tarifa cuesta 6,00 euros.

Ya somos 198.072