El dueño de Credit Services testifica que Pineda le extorsionó y le dijo que "tenía los días contados"

La Audiencia Nacional ha reanudado este lunes 16 de noviembre el juicio contra el presidente de Ausbanc, el secretario general de Manos Limpias, Miguel Bernad, y otros ocho acusados.

El dueño de Credit Services testifica que Pineda le extorsionó y le dijo que "tenía los días contados"
Luis Pineda, líder de la seudoasociación de consumidores Ausbanc. | Imagen: Agencias.

Francisco Javier López Pérez, dueño de Credit Services, ha testificado en el jucio contra Ausbanc y Manos Limpias que pasó miedo por la extorsión del presidente de la Asociación de Usuarios de Servicios Bancarios (Ausbanc), Luis Pineda, quien llegó a decirle que "tenía los días contados" por no pagarle.

La Audiencia Nacional ha reanudado este lunes 16 de noviembre el juicio contra Pineda, el secretario general de Manos Limpias, Miguel Bernad, y otros ocho acusados. El fiscal pide para los dos primeros penas de prisión de 118 años y cinco meses y 25 años, respectivamente. FACUA-Consumidores en Acción y Podemos ejercen la acusación particular bajo la dirección letrada del partido político al haber sido el primer personado en la causa.

En la sesión de este lunes, el dueño de Credit Service ha manifestado que Pineda le ha dejado "KO", "muerto", "colapsado" y "arruinado", ya que las publicaciones de Ausbanc contra su empresa provocaron que perdiera clientes. Además, ha comentado que ha sufrido problemas de salud como consecuencia y que no se atreve a seguir realizando negocios hasta que se resuelva el procedimiento, por miedo a que el presidente de Ausbanc siga "presionándole".

López Pérez ha recordado que en 2005 le llamó Pineda por un problema surgido con un cliente de Credit Service y le pidió reunirse con él en la sede de Ausbanc para llegar a un acuerdo antes de ir a juicio. "Me enseñó fotos que tenía colgadas en las paredes en las que aparecía con un exgobernador del Banco de España, presidentes de bancos, magistrados y políticos como si fueran trofeos de caza y me dijo que su esposa -también acusada- era o había sido directora general de Consumo de la Comunidad de Madrid", ha indicado.

El testigo ha relatado que el presidente de Ausbanc le advirtió que "no te olvides que yo metí en la carcel a Mario Conde", y le pidió 300.000 euros al año para arreglar la empresa "desde el punto de vista de la imagen". Tras contestar López Pérez que "se lo pensaría", Pineda le dijo: "No me has entendido Javier, es que yo vivo de esto" y "o te anuncias en mis medios y somos amigos o tendrás problemas graves".

En concreto, el acusado le pidió 150.000 euros por unos informes, 50.000 por "apoyo redaccional", 50.000 por patrocinio y otros 50.000 euros por anunciarse en la revista de Ausbanc y en su periódico Mercado de Dinero. "Al decidir no pagar Pineda me llamaba cincuenta veces al día y me decía que me atuviera a las consecuencias; fue una presión exageradísima y no solo me sentí extorsionado sino incluso violado", ha afirmado López Pérez.

Según ha indicado el testigo, empezó a sentir miedo cuando vio que se repartía la revista de Ausbanc en el colegio de sus hijos. Fue entonces cuando decidió enviar un correo a los directivos de la asociación para explicarles como se sentía por esta extorsión. Pineda contestó entonces con otro email con copia para ellos y para él, donde decía que "no os preocupéis que Javier López tiene los días contados".

En la sesión también ha testificado Joan Raffols Llach, director de Servicios de Caixa Catalunya desde 2008 hasta la absorción del banco por BBVA en 2016. Este testigo ha indicado que, a raíz de la sentencia que ganó Ausbanc por la que la entidad debía devolver a los clientes el dinero cobrado indebidamente por la cláusula de redondeo, Pineda solicitó hablar con Narcís Serra, presidente del banco, pero se le derivó al servicio jurídico.

Raffols ha señalado que no accedieron a su propuesta de que la entidad pagara a Ausbanc 250.000 euros para que gestionara la ejecución de la sentencia y otros 250.00 de publicidad. El testigo ha afirmado que a raíz de la negativa comenzaron los ataques contra Serra en las publicaciones de la asociación. "Era su bestia negra", ha declarado, pero el presidente del banco le indicó que había que "obviar a Ausbanc y no entrar al trapo", por lo que no iban a darle más importancia.

El entonces director de Servicios de Caixa Catalunya ha aclarado que él personalmente no se sintió intimidado por Pineda.

Ya somos 247.971