Iberdrola devuelve 4.200 euros a un socio de FACUA tras acusarle de un enganche y cortarle la luz 51 días

FACUA Castilla y León ha logrado que la eléctrica le reembolse dicha cantidad que le cobró por el consumo estimado de luz durante el periodo en que existió supuestamente dicho enganche.

Iberdrola devuelve 4.200 euros a un socio de FACUA tras acusarle de un enganche y cortarle la luz 51 días
Imagen: flickr.com/aiaraldea (CC BY-SA 2.0).

Tras la actuación de FACUA Castilla y León, Iberdrola ha devuelto 4.191 euros a un usuario al que acusó de engancharse de forma ilegal a la luz y cortó el suministro durante 51 días.

Ramón V.V., residente en la localidad leonesa de Vega de Infanzones, sufrió un corte de luz en su domicilio sin ningún tipo de preaviso el 1 de abril de 2019. Al día siguiente, recibió una comunicación de Iberdrola en la que se le informaba de que un técnico de la compañía había detectado una irregularidad en su instalación eléctrica. En concreto, una "derivación antes de contador", es decir, un enganche ilegal a la luz.

La eléctrica le indicó que por ese motivo habían procedido a la interrupción del suministro e iban a enviarle una factura por el consumo estimado de la luz durante el periodo en el que supuestamente existió dicha derivación. El recibo, que le llegó días después, era por un total de 4.191 euros.

Para obtener de nuevo el suministro lo antes posible, Ramón aceptó pagar dicha factura, pero acudió a un notario para que certificara que no había enganche alguno a la luz y que el cable de acometida salía del tubo sin problemas. Pese a ello, no fue hasta el 21 de mayo que Iberdrola le restituyó la electricidad, por lo que estuvo más de 50 días sin luz en su domicilio. El usuario se vio obligado a adquirir un generador para poder tener suministro eléctrico durante ese tiempo.

Ante esta situación, Ramón decidió acudir a FACUA Castilla y León para que ejerciera acciones en defensa de sus derechos. El equipo jurídico de la asociación se dirigió a Iberdrola para reclamarle que devolviera al afectado los 4.191 euros, ya que nunca había realizado el enganche del que le acusaba la compañía.

La empresa debe avisar de que va a realizar una inspección

En su escrito, FACUA Castilla y León recordaba que un informe de la Comisión Nacional de la Energía -ahora integrada en la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC)- indicaba que "la empresa distribuidora deberá notificar al consumidor, como responsable del punto de medida, la fecha en la que se va a ejecutar la correspondiente actuación y su alcance". Dicha circunstancia no se había producido en este caso, ya que Iberdrola había cortado la luz a Ramón y le había informado de la detección de la supuesta derivación sin comunicarle previamente que se iba a realizar una inspección.

En este sentido, la sentencia 498/2010 de la Audiencia Provincial de Madrid estableció que se produce una indefensión del usuario cuando "sin comunicación previa alguna se procede a facturar una elevadísima suma en base al contenido de una norma y sin dar posibilidad alguna al cliente para que pueda discutir u oponerse a tal facturación en su cuantía o en su origen".

Por otro lado, FACUA Castilla y León también alegó que el informe del técnico de la eléctrica no podía ser prueba suficiente de que se había realizado una conexión ilegal. Así, la asociación recordó que la Dirección General de Energía de la Comunidad Valenciana había clarificado en una resolución que "los técnicos remitidos por las empresas distribuidoras no gozan de la condición de agente de la autoridad y que, en consecuencia, las actas no poseen una veracidad absoluta e indiscutible".

La asociación denunció a Iberdrola ante la Junta de Castilla y León

Iberdrola se negó a atender la reclamación de la asociación, por lo que FACUA Castilla y León presentó una denuncia ante el Servicio Territorial de Economía y Energía de la comunidad.

Para sorpresa de la asociación, la Junta de Castilla y León decidió elevar el asunto a la Fiscalía Provincial, al considerar que podía haber "indicios constitutivos de delito" por la supuesta derivación ilegal antes de contador de la que acusaba Iberdrola a Ramón.

La Fiscalía, sin embargo, dictó el sobreseimiento de la causa alegando que "no aparece debidamente justificada la perpetración del delito". Iberdrola, efectivamente, no había aportado ninguna prueba que demostrara el enganche ilegal más allá del informe de su servicio técnico.

FACUA Castilla y León, por tanto, solicitó que se reabriera el procedimiento administrativo. El Servicio Territorial de Economía y Energía decidió entonces desestimar la reclamación e indicó que "la compañía distribuidora ha actuado de acuerdo con el procedimiento establecido".

La asociación presentó un recurso de alzada contra dicha resolución, reiterándose en que Iberdrola había cortado la luz y cobrado a Ramón una factura elevadísima sin haber demostrado en ningún momento la existencia de dicha derivación ilegal.

Finalmente, la Junta de Castilla y León ha aceptado el recurso de alzada presentando por la asociación y ha declarado que "no procede abonar la deuda reclamada". El usuario ya ha recibido los 4.191 euros.

Ya somos 245.723