FACUA pide a Sanidad que intervenga sobre el anuncio de Casa Tarradellas en el que un niño se come una pizza entera

La empresa ni siquiera ha dado respuesta a la reclamación planteada por la Federación ante el incumplimiento del convenio de autorregulación suscrito con el Ministerio.

La Federación de Consumidores en Acción (FACUA) ha solicitado a la Agencia Española de Seguridad Alimentaria (AESA) del Ministerio de Sanidad y Consumo que intervenga sobre el anuncio televisivo de Casa Tarradellas en el que un niño se come una pizza entera.

La empresa ni siquiera ha dado respuesta a la reclamación planteada por FACUA el pasado 17 de noviembre en la que le solicitaba la retirada del spot dado que incumple el convenio de autorregulación que suscribió con la AESA en junio de 2005, el Código PAOS, que establece entre otras cosas que la publicidad no presentará hábitos de alimentación "poco saludables", como comer "de forma inmoderada, excesiva o compulsiva".

Las empresas firmantes de dicho acuerdo no sólo se comprometen a su cumplimiento, sino al pago de sanciones de entre 6.000 y 180.000 euros si incurren en infracciones del mismo.

En el spot, una abuela prepara para su nieto una pizza, que es engullida por el niño tan rápido que la mujer ni siquiera repara en ello. Por la cantidad de masa, queso, jamón y tomate que utiliza la abuela del anuncio para elaborarla, su tamaño debería ser mucho mayor que la de la pizza de tamaño normal que comercializa la empresa catalana Casa Tarradellas.

En cualquier caso, éstas tienen un peso de 425 gramos, de los que 32 gramos son de grasas. Además, tienen nada menos que 952 kilocalorías, la mitad del aporte calórico que necesita un niño al día.

Cambios legislativos

FACUA pide al Ministerio de Sanidad y Consumo que asuma que aunque la autorregulación empresarial es positiva, no resulta precisamente la mejor vía para que un Gobierno garantice la protección de los consumidores.

Por ello, le solicita que emprenda una reforma legislativa que mejore la regulación de la publicidad, etiquetado y composición alimentaria y fomente junto a las comunidades autónomas los mecanismos de control que garanticen su cumplimiento así como sanciones contundentes a las empresas que incumplan las normas. Reforma para la que debería contar con la participación real y efectiva de las asociaciones de consumidores.

Y es que, advierte FACUA, la experiencia demuestra que son muchas las empresas como Burguer King y Casa Tarradellas que firman códigos de conducta de adhesión voluntaria con las únicas intenciones de presentarse ante la opinión pública con una falsa imagen de compañías responsables y evitar a su vez la aprobación de normas legales de obligado cumplimiento.

El código PAOS

El artículo 23 del código PAOS establece que "los mensajes publicitarios de alimentos o bebidas no deberán promover o presentar hábitos de alimentación o estilos de vida poco saludables tales como comer o beber de forma inmoderada, excesiva o compulsiva". "A tal efecto", continúa, "la publicidad de estos productos dirigida a niños no deberá mostrar el alimento o bebida promocionado en cantidades excesivas o desproporcionadas. Asimismo, cuando la publicidad presente el alimento o bebida promocionado en el contexto de una comida, deberá mostrarse acompañado de una variedad razonable de alimentos con el fin de que el mensaje publicitario fomente su consumo como parte de una dieta variada y equilibrada".

El anuncio de Casa Tarradellas

Éste es el diálogo que mantienen la abuela y el niño en el anuncio:

- Abuela, ¿qué pones para que las pizzas de casa sean tan buenas?

- Una buena masa y lo que más te gusta: más tomate, queso hecho con leche y más jamón bueno de casa.

- ¡Oooh!

- ¡Ya la hemos hecho buena! ¿Dónde está la pizza?

- ¡Sí! ¡La hemos hecho buena!

Ya somos 198.309