Rechazo frontal al tabaquismo en jˇvenes

El 98% de las familias demanda que sus hijos nunca sean fumadores

'┐A quÚ edad quieres que tu hijo comience a fumar?' La pregunta realizada por Nofumadores.org y FACUA a 5.300 familias muestra a una poblaciˇn que apoya medidas contundentes contra las empresas tabaqueras.

El 98% de las familias demanda que sus hijos nunca sean fumadores

No existe una edad en la que aceptes que tu hijo comience a fumar. Este es el resultado que se desprende de las 5.300 familias encuestadas por Nofumadores.org y FACUA-Consumidores en Acción, con la idea de tomar el pulso a una sociedad en la que el comienzo en el tabaquismo se sitúa por debajo de los 14 años. Ante la pregunta ¿A qué edad quieres que tu hijo comience a fumar?, solo un 2,5% de los encuestados respondieron que a los 14, 18 ó 21 años respectivamente, el 97,5% restantes contestaron que "nunca". Lo cual demuestra el abrumador rechazo de las familias al tabaquismo futuro de sus hijos, independientemente de su edad.

Ese rechazo frontal se produce a pesar de que en el 36,2% de los hogares encuestados existe al menos un fumador y en el 2% hay consumidores de cigarrillos electrónicos o tabaco calentado. Son los propios padres fumadores los que expresan este deseo de que sus hijos no desarrollen la adicción al tabaco.

Para Raquel Fernández, presidenta de Nofumadores.org, esto demuestra que las leyes van décadas por detrás del sentir de la población, que "pide protección a través del aumento de espacios libres de humo y políticas más efectivas que impidan el acceso de los menores a todas las formas de tabaquismo".

FACUA reclama, asimismo, una mayor vigilancia del cumplimiento de la legislación aplicable a los menores. "Las inspecciones a los establecimientos que venden estos productos son claramente insuficientes para impedir el acceso de los menores al tabaco", explica Rubén Sánchez, secretario general y portavoz de la asociación.

También es necesario un mayor control de los espacios en los que está prohibido fumar, dado que las prohibiciones son sistemáticamente vulneradas en multitud de establecimientos, como viene denunciando FACUA desde hace años. "Las comunidades autónomas, bien por falta de capacidad, bien por falta de interés, no vigilan el cumplimiento de las prohibiciones de fumar, algo que puede crear en los más jóvenes una falsa sensación de que realmente el tabaco no es excesivamente perjudicial", añade Sánchez.

"En España, las leyes contra el tabaquismo en menores están desfasadas y no responden al sentir de las familias, que ven como la salud de sus hijos se encuentra a merced del oligopolio de cuatro multinacionales tabaqueras que dominan el mercado y frenan la aplicación de las leyes", afirma Fernández.

Nofumadores.org ha solicitado al Ministerio de Sanidad un conjunto de medidas que impida el acceso al tabaco a todos aquellos niños que hoy tienen 13 años y que están a punto de iniciarse en su consumo. Estas medidas pasan por eliminar la venta a través de máquinas expendedoras y la obligatoriedad de pedir el DNI a todos los menores de 25 años para poder comprar este producto, culminando con la imposibilidad de comprar legalmente tabaco o nuevas formas de consumo al alcanzar la mayoría de edad a todos los nacidos a partir de 2007 y de esa forma, paralizar el flujo de entrada a la población fumadora.

La evolución en el consumo de tabaco en España está estancada, incluso en retroceso. Según la encuesta Edades de 2018 del Ministerio de Sanidad, los menores fuman más que hace 10 años, especialmente las chicas, con un acceso sin trabas al cigarrillo desde los 13,9 años. Los menores son bombardeados desde las redes sociales con toda una gama de productos del tabaco y de las nuevas formas de tabaquismo como cachimbas, cigarrillos electrónicos y tabaco calentado.

El tabaquismo está tan normalizado que no se protege a los menores en los perímetros de las escuelas, donde, según el estudio europeo TackSHS, el 50% de los niños españoles son expuestos al humo del tabaco.

Nofumadores.org y FACUA reclaman una verdadera hoja de ruta, que hoy no existe, que permita rebajar el número de fumadores por debajo del 15 por ciento. "La pandemia de la Covid-19 ha dejado claro que no es lícito permitir 55.000 muertes al año y no hacer nada. Eso es exactamente lo que sucede con el tabaquismo. El derecho a la salud de los españoles se encuentra mediatizado por el poder de un oligopolio con un acceso privilegiado al poder y medios para frenar los cambios", concluye Fernández.

Ya somos 248.036