FACUA critica que muchos ayuntamientos adelanten el alumbrado navideño

Fomenta el consumismo de forma prematura y supone un despilfarro energético que no ayuda a promover entre los usuarios la idea de que es necesario realizar un uso racional de la electricidad.

La Federación de Consumidores en Acción (FACUA) critica que numerosas ciudades españolas estén adelantando innecesariamente el alumbrado navideño, contribuyendo a que las sobreendeudadas familias españolas se lancen prematuramente a la vorágine consumista.

FACUA también advierte que estos adelantos suponen un despilfarro energético que poco ayudan a promover entre los usuarios la idea de que es necesario realizar un uso racional de la energía.

La Federación denuncia que mientras que cada vez resulta más preocupante el nivel de endeudamiento de las familias españolas, agravado con las continuas subidas de los tipos de interés, desde determinadas administraciones públicas se desarrollen actividades encaminadas a potenciar un mayor gasto de los usuarios.

FACUA recomienda a los consumidores que no se dejen influenciar por éstas y otras estrategias publicitarias que se ponen en marcha mucho antes de la llegada de las fiestas navideñas y no se precipiten en las compras de productos típicos de esas fechas. La Federación les aconseja que, en lugar de responder a ciegas a la llamada de los comercios, planifiquen lo más detalladamente posible sus compras hasta final de año para evitar caer en los excesos consumistas.

Asimismo, el crecimiento del consumo eléctrico experimentado en los últimos años, consecuencia del crecimiento de la población urbana, entre otros factores, hace necesario que los usuarios se planteen la imperiosa necesidad de racionalizar el consumo, máxime teniendo en cuenta el importante número de cortes de luz que se ha producido en los últimos tiempos en numerosas ciudades españolas debido a las carencias en las redes de distribución, aún no resueltas en muchas zonas.

FACUA rechaza esta actitud contradictoria de las administraciones públicas con las necesarias políticas de fomento del ahorro en el consumo eléctrico, cuya pretensión no es otra que promover que los consumidores se lancen de forma prematura a la vorágine del consumismo navideño.

Ya somos 190.311