El Gobierno prorroga las moratorias de hipotecas y créditos al consumo e introduce cambios al IMV

El Real Decreto-ley 3/2021 establece el 30 de marzo de 2021 como nueva fecha límite para solicitar dichas moratorias, que tendrán un plazo máximo de nueve meses.

El Gobierno prorroga las moratorias de hipotecas y créditos al consumo e introduce cambios al IMV

El Gobierno ha aprobado este martes 2 de febrero una prórroga en la moratoria de hipotecas y créditos al consumo hasta el 30 de marzo de 2021, y ha introducido cambios en la regulación del Ingreso Mínimo Vital (IMV) para ampliar los beneficiarios.

El Boletín Oficial del Estado ha publicado este 3 de febrero el Real Decreto-ley 3/2021, de 2 de febrero, por el que se adoptan medidas para la reducción de la brecha de género y otras materias en los ámbitos de la Seguridad Social y económico, que recoge, entre otras medidas, la modificación al IMV y la ampliación de las moratorias.

Así, su artículo 7 recoge que "hasta el 30 de marzo de 2021, inclusive, podrán solicitar la moratoria o suspensión en el pago de las cuotas de la financiación de los siguientes deudores [...] por un plazo máximo de nueve meses". Los deudores que pueden acogerse a esta suspensión en el pago son "quienes no hubieran solicitado previamente la moratoria o suspensión" o "quienes hubieran disfrutado de una o varias moratorias o suspensiones por un plazo total acumulado inferior a nueve meses por cada financiación", siempre y cuando cumplan los requisitos que establecen las normas correspondientes.

El artículo 8 de la normativa, por su parte, detalla que "la duración acumulada de las moratorias y suspensiones legales o acogidas a acuerdos sectoriales concedidas desde el 30 de septiembre de 2020 no podrá superar un total de nueve meses". Aquellas moratorias que se hubieran concedido entre el 30 de septiembre de 2020 y la entrada en vigor de este Real Decreto -conforme a lo recogido en las normas correspondientes- para un periodo superior de nueve meses mantendrán "las condiciones y duración por las que fueron concedidas en su día", según establece la disposición transitoria única.

A efectos de esta nueva prórroga, el Real Decreto-ley 3/2021 indica que se entienden como moratorias las concedidas "al amparo de las siguientes disposiciones": Real Decreto-ley 8/2020, de 17 de marzo, de medidas urgentes extraordinarias para hacer frente al impacto económico y social del Covid-19; Real Decreto-ley 11/2020, de 31 de marzo, por el que se adoptan medidas urgentes complementarias en el ámbito social y económico para hacer frente al Covid-19; Real Decreto-ley 25/2020, de 3 de julio, de medidas urgentes para apoyar la reactivación económica y el empleo; y Real Decreto-ley 26/2020, de 7 de julio, de medidas de reactivación económica para hacer frente al impacto del Covid-19 en los ámbitos de transportes y vivienda.

Por otro lado, se entiende como "moratoria acogida a un acuerdo sectorial" a las reguladas en el Real Decreto-ley 19/2020, de 26 de mayo, por el que se adoptan medidas complementarias en materia agraria, científica, económica, de empleo y Seguridad Social y tributarias para paliar los efectos del Covid-19.

Ampliación de los beneficiarios del IMV

El Real Decreto-ley 3/2021 también introduce una serie de cambios en el Real Decreto-ley 20/2020, de 29 de mayo, por el que se establece el ingreso mínimo vital, ampliando los requisitos para poder beneficiarse del IMV.

Así, la nueva normativa elimina el apartado 5 del artículo 5, que indicaba que sólo podía haber un máximo de dos beneficiarios del IMV por domicilio.

De igual forma, se incluye un nuevo artículo 6 quater que indica que "cuando convivan en el mismo domicilio personas entre las que no concurran los vínculos previstos en el artículo 6 -vínculo matrimonial, pareja de hecho o parentesco, entre otras-, podrán ser titulares del ingreso mínimo vital aquella o aquellas que se encuentren en riesgo de exclusión".

La modificación que introduce el nuevo Real Decreto-ley también permite que reciban el IMV las personas que compartan domicilio "con otras con las que mantuvieran alguno de los vínculos previstos en el artículo 6.1", cuando se acredite "haber abandonado el domicilio por desahucio, o por haber quedado el mismo inhabitable por causa de accidente o de fuerza mayor", teniendo que vivir, por ejemplo, con familiares.

Esta consideración de persona beneficiaria también se aplica a los supuestos de mujeres víctimas de violencia de género y de personas que hayan tenido que abandonar su domicilio habitual "con motivo del inicio de los trámites de separación, nulidad o divorcio, o de haberse instado la disolución de la pareja de hecho formalmente constituida".

Ya somos 245.727