Bio

Fumar mata (al medio ambiente)

Cada año se vierten ocho millones de toneladas de plástico en los océanos, pero las campañas de retirada de estos residuos de las costas han desvelado que la primera fuente de basura mundial son las colillas.

Por Ricardo Gamaza

En el año 2017, la ONG Ocean Conservancy tras sus campañas de retirada de basura de los océanos, ponía sobre la mesa un dato revelador: el 13% de los residuos mundiales son colillas. La Ocean Conservancy, a través de la International Coastal Cleanup (ICC, por sus siglas en inglés), una iniciativa que promueve la recogida de basura en las playas, reclutó en 2015 a casi 800.000 voluntarios de un centenar de países, incluyendo España, para limpiar 40.000 km de costa. Consiguieron recoger un total de casi 8.200 toneladas de basura en las playas, o lo que es lo mismo: 14 millones de objetos tirados, de los cuales 2,1 millones eran colillas. El origen son los más de seis billones de cigarrillos que se consumen anualmente de los que 4,5 billones se depositan en espacios públicos. Las colillas tiradas al suelo pueden desplazarse varios kilómetros, se indica en el informe de esta ONG, llegando a la naturaleza y a los océanos, donde se convierten en un agente contaminante durante una década, aunque hay estudios que apuntan que su poder tóxico para un hábitat puede alcanzar los 25 años.

La mayoría de los filtros de las colillas están hechos de acetato de celulosa, un termoplástico (un tipo de plástico que se funde a altas temperaturas para poder ser moldeado) que se ha comprobado que no es biodegradable. Las sustancias que convierten a las colillas en una bomba de relojería ambiental son el cadmio, el arsénico, la nicotina, el tolueno, el metanol, el ácido acético, el amoniaco, el ácido esteárico y el alquitrán. Cuando estas sustancias entran en contacto con el agua se liberan en el medio, con efectos devastadores. El cadmio puede convertir en infértil un terreno, o envenenar reptiles, peces moluscos y aves. Mientras, otros componentes de las colillas como el arsénico son absorbidos por las plantas y pueden pasar a la cadena alimenticia.

Para acceder a los contenidos de este número de Consumerismo debes ser socio de pleno derecho de FACUA. Pulsa aquí para darte de alta o iniciar sesión.

Hazte socio pleno o inicia sesión para leer el último Consumerismo
Ya somos 42.917