Bio

Así nos afectará la nueva directiva de aguas

La norma, aprobada en diciembre y que ahora debe ser transpuesta al ordenamiento jurídico español, recoge cuestiones básicas como la consideración del acceso al agua y saneamiento como derecho humano esencial.

Por Ricardo Gamaza

El Parlamento Europeo ha aprobado una nueva directiva marco de aguas (Directiva UE 2020/2184 del Parlamento Europeo y del Consejo de 16 de diciembre de 2020 relativa a la calidad de las aguas destinadas al consumo humano) que regulará en los países miembros el suministro y control de la calidad del agua de consumo. Ahora le toca a España transponer esa normativa a su legislación, para lo que dispone de un plazo máximo de dos años. La nueva norma sustituirá a la directiva europea de hace 20 años que se diseñó para proteger a la población de los efectos del consumo de agua contaminada y que ya se había quedado obsoleta

A la nueva norma se suman además cuestiones básicas para los consumidores y usuarios, como la consideración del acceso al agua y al saneamiento como derecho humano esencial, es decir, que no sería posible cortar el agua a nadie que no pudiese pagar este suministro básico. La Iniciativa Ciudadana Europea Right2Water sobre el derecho al agua y al saneamiento como derecho humano ahondaba en una cuestión esencial: el agua no es un bien comercial, sino un bien público. Algo que se produce tras la irrupción en estas dos décadas de las multinacionales en un intento de control de la gestión del agua urbana como un nuevo mercado del que obtienen grandes beneficios. La Agenda 2030 y en concreto el Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) número 6 coinciden en que es imprescindible "lograr el acceso universal y equitativo al agua potable a un precio asequible para todos".

Para acceder a los contenidos de este número de Consumerismo debes ser socio de pleno derecho de FACUA. Pulsa aquí para darte de alta o iniciar sesión.

Hazte socio pleno o inicia sesión para leer el último Consumerismo
Ya somos 42.919