El fin del redondeo

Las compañías de móviles cobran 0,12 euros por el establecimiento de cada llamada cuando su coste real podría situarse alrededor de 1 céntimo

FACUA ha pedido una investigación al Ministerio de Sanidad y Consumo ya que la nueva Ley Consumidores plantea que esta tarifa debe establecerse en relación a sus costes reales.

La Federación de Consumidores en Acción (FACUA) denuncia que las compañías de telefonía móvil cobran 0,12 euros más IVA por el establecimiento de cada llamada, y las principales lo subirán a 0,15, cuando su coste real podría situarse alrededor de 1 céntimo.

FACUA se dirigió el pasado 24 de enero al Instituto Nacional del Consumo (INC) del Ministerio de Sanidad y Consumo tras conocer que Movistar subiría su tarifa por el inicio de cada conversación un 25%, en lugar de establecerla en relación a sus costes reales, como plantea la nueva Ley de Mejora de la Protección de los Consumidores y Usuarios.

Este miércoles, la ministra Elena Salgado afirmó en el Congreso de los Diputados que "conviene estudiar el coste de ese establecimiento de llamada y asegurar que se ajusta a los precios que [las compañías] van a imponer a los usuarios". Lo hizo en respuesta a la petición del diputado de CiU Jordi Xuclà, que le pidió que "investigue" la subida del 25% en el precio de establecimiento de llamada que aplicarán Movistar, Vodafone y Orange ya que "la Ley [de mejora de la protección de los consumidores y usuarios] contempla que en ningún caso puede haber un incremento del [precio del] inicio del servicio si no hay un coste real que justifica ese incremento".

La Ley permite la "facturación por separado" de los costes que para las empresas "conlleve indisolublemente unido" el "inicio del servicio", pero sólo "cuando se adecuen al servicio efectivamente prestado". FACUA señaló el 24 de enero al INC que la tarifa por establecimiento de comunicación no se ha fijado en 0,15 euros con el objetivo de adecuarla "al servicio efectivamente prestado", sino como parte de una estrategia para no dejar de ingresar, e incluso aumentar, las cantidades que antes provenían de los redondeos al alza en la facturación por tiempo.

FACUA recuerda que las últimas tarifas de interconexión aprobadas por la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) el pasado 5 de octubre fijaron en 0,05 euros el precio de establecimiento que Movistar puede cobrar al resto de compañías cuando las llamadas se dirigen a usuarios de su red (a los que se suman 0,085351 por minuto, facturables por segundos).

Pero además, hay que tener en cuenta que estas tarifas de interconexión (los peajes que se cobran las operadoras por el uso de sus redes) no están, ni de lejos, orientadas a los costes reales que representan a las compañías. La orientación a costes es un imperativo de Bruselas (Directiva 97/33/CE) y del Reglamento de Interconexión español, aprobado por el Real Decreto 1.651/1998, de 24 de julio).

Según un análisis realizado por FACUA sobre la base de las últimas contabilidades de costes de las compañías hechas públicas por la CMT, correspondientes a 2004, las tarifas de interconexión de Movistar estuvieron ese año nada menos que un 396,6% por encima de costes, las de Vodafone un 251,4% y las de Amena (hoy Orange) un 123,2%.

Tomando como referencia esos datos, si la CMT hubiese fijado el pasado octubre tarifas de interconexión orientadas a costes, el establecimiento de llamada de Movistar se hubiese fijado en 0,01 euros, un 80% por debajo de los 0,05 euros aprobados.

Pero FACUA advierte que el coste real de interconexión podría ser incluso inferior a 1 céntimo, ya que el porcentaje de ingresos por encima de costes que tienen las compañías crece cada año de forma espectacular debido a dos factores: los costes disminuyen considerablemente (de 2001 a 2004 lo hicieron en un 57,1% en el caso de Movistar y en un 48,2% en el de Vodafone; de Amena no hay datos anteriores a 2004) y la CMT ha venido imponiendo bajadas poco significativas en las tarifas de interconexión.

Ya somos 204.011