FACUA pregunta por qué se retirarán reses con más de 30 meses si con 20 ya pueden desarrollar la enfermedad

La Federación considera que la prohibición del uso de harinas cárnicas debe ser indefinida, ya que nada garantiza que pasados los seis meses previstos el vacuno no vuelva a alimentarse de éstas.

Ante la decisión tomada en la tarde del lunes por los ministros de Agricultura de la Unión Europea, la Federación de Asociaciones de Consumidores y Usuarios de Andalucía (FACUA) se pregunta por qué sólo se analizarán las reses de más de 30 meses si el desarrollo de la enfermedad, una vez concluido el periodo de incubación, puede tener lugar ya a partir de los veinte o veinticuatro meses.

FACUA considera que esta medida, aunque positiva por cuanto supone una ampliación de los controles destinados a impedir el contagio de los consumidores con la variante humana del mal de las vacas locas, es a todas luces insuficiente ya que sólo elimina parte del riesgo, y recuerda que el material específico de riesgo de las reses debe ser retirado en los mataderos ya desde los doce meses de edad del ganado.

Por todo ello, la Federación se pregunta si lo que subyace tras la elección de los 30 meses como edad a partir de la cual realizar dichos controles no es más que un criterio economicista que persigue reducir los costes de erradicación del mal, poniendo una vez más dichos intereses por encima de la protección, con el máximo de garantías, de la salud de los consumidores.

Por otra parte, la Federación señala que la retirada parcial durante un periodo de seis meses de los piensos de origen animal como fuente de alimento para cualquier tipo de animal destinado al consumo humano debe hacerse definitiva con objeto de evitar el desvío fraudulento de las harinas portadoras de la infección hacia el ganado vacuno y atajar, así, el principal foco de contaminación del mismo.

A este respecto, FACUA espera que los gobiernos nacional y autonómicos al igual que los del resto de países de la UE, pongan en marcha todos los mecanismos de control necesarios con el fin de garantizar la paralización del uso de las harinas cárnicas así como inspecciones en las granjas y análisis de los piensos que se suministra a los animales.

Ya somos 190.787