Compras

Laudos arbitrales y problemas judiciales

El arbitraje se originó para dotar a los consumidores de un procedimiento eficaz y alternativo al judicial, pero no está exento de obstáculos.

Por Alejandro García

Cada vez son más los consumidores que tratan de acudir a arbitrajes de consumo como una forma alternativa a la judicial para resolver los conflictos que puedan surgir con las empresas. Esto se ha acentuado, además, ante el auge en los últimos años de las compras a través de internet, que se ha visto aún más acrecentado como consecuencia de la pandemia y las restricciones para la movilidad que se han ido imponiendo para la salvaguarda de la salud pública.

Precisamente tal auge, junto con la existencia de páginas web fraudulentas que buscan estafar al consumidor incauto, es el motivo por el que muchas empresas tratan de destacarse exhibiendo determinados ?sellos de calidad? o similares (emitidos en su mayoría por entidades privadas). No obstante, en determinadas ocasiones el otorgar tal distinción requiere que el empresario se adhiera al sistema arbitral de consumo, siendo común que tal adhesión se realice a la Junta Arbitral Nacional de Consumo.

Para acceder a los contenidos de este número de Consumerismo debes ser socio de pleno derecho de FACUA. Pulsa aquí para darte de alta o iniciar sesión.

Hazte socio pleno o inicia sesión para leer el último Consumerismo
Ya somos 43.196