Cuatro años para devolver 560 euros a una usuaria tras acusarla de manipular el contador de gas

FACUA Madrid tuvo que acudir a la Dirección General de Industria de la comunidad, que resolvió que Madrileña Red de Gas no había demostrado la existencia del fraude.

Cuatro años para devolver 560 euros a una usuaria tras acusarla de manipular el contador de gas
El técnico de la empresa accedió al domicilio de Rosario, en la foto a la izquierda, para realizar la inspección del contador sin solicitar su presencia como titular del contrato.

Tras la actuación de FACUA Madrid, Madrileña Red de Gas, la tercera mayor compañía de distribución de gas en España por número de puntos de suministro, ha devuelto a una usuaria 560,67 euros cobrados de forma indebida tras acusarla de manipular su contador de gas. La empresa ha tardado cuatro años en reembolsarle el dinero.

Rosario Moreno Romero, residente en la localidad madrileña de Leganés, recibió en junio de 2017 en su domicilio la visita de un técnico de la empresa. Sólo se encontraba presente en ese momento su hijo, menor de edad, ya que a ella no la habían avisado previamente de dicha visita para asegurar que estuviera en la vivienda.

A pesar de no estar allí como titular del contrato, el técnico procedió a abrir y a desmontar el contador, de tal modo que cuando llegó su pareja al domicilio se encontró con los trabajos realizados y el equipo retirado. Antes de irse del lugar, el trabajador le instó a firmar un documento, que no le mostró en su integridad, donde le aseguró que únicamente quedaba reflejado un cambio de contador. Al entregarle la copia, sin embargo, descubrió que realmente les estaban acusando de manipulación del equipo.

Al mes siguiente, la usuaria recibió en su domicilio una notificación donde le indicaban que tras el resultado de la inspección y la posterior verificación del contador de gas se había encontrado el "precinto metrológico manipulado" y que procedían a "refacturarle un periodo de 47 días, repercutiendo un consumo de 8.907,82 kWh equivalente a un coste en factura de 560,67 euros."

Ante esta situación, Rosario decidió acudir a FACUA Madrid para que ejerciera acciones en defensa de sus derechos. El equipo jurídico de la asociación se dirigió a Madrileña Red de Gas instándole a anular la refacturación del recibo, ya que la empresa no había acreditado la existencia de la manipulación ni había cumplido con su obligación de pedir al titular del contrato que estuviera presente en el momento de la inspección.

La empresa debe avisar de que va a realizar una inspección

En este sentido, la antigua Comisión Nacional de la Energía (hoy integrada en la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia), señala en un informe de 2013 que "la empresa distribuidora deberá notificar al consumidor, como responsable del punto de medida, la fecha exacta en la que se va a ejecutar la correspondiente actuación y su alcance". Además, distintas resoluciones administrativas y sentencias judiciales han ido en este mismo sentido, al considerar que se produce una situación de indefensión del usuario cuando se le acusa de fraude sin más prueba que el informe de un técnico de la compañía, que no tiene presunción de veracidad.

De igual forma, la sentencia 498/2010 de la Audiencia Provincial de Madrid estableció que se produce una indefensión del usuario cuando "sin comunicación previa alguna se procede a facturar una elevadísima suma en base al contenido de una norma y sin dar posibilidad alguna al cliente para que pueda discutir u oponerse a tal facturación en su cuantía o en su origen".

Por otro lado, FACUA Madrid también alegó que el informe del técnico de la eléctrica no podía ser prueba suficiente de que se había realizado una manipulación. Así, la Dirección General de Energía de la Comunidad Valenciana clarificaba en una resolución que "los técnicos remitidos por las empresas distribuidoras no gozan de la condición de agente de la autoridad y que, en consecuencia, las actas no poseen una veracidad absoluta e indiscutible".

Asímismo, la asociación recordó en su escrito que los usuarios siempre habían facilitado la entrada de los operarios de la compañía en su vivienda para hacer las correspondientes revisiones, demostrando su buena fe en todo momento con la empresa, y que si se comparaban los niveles de consumo de 2017 con los de los años anteriores se evidenciaba que se encontraban dentro de los límites habituales de la vivienda.

Un año sin atender la resolución de Industria

Ante la negativa de la empresa a atender la reclamación de la asociación, FACUA Madrid decidió acudir ante la Dirección General de Industria en junio de 2018 para que obligara a la empresa a refacturar el recibo y devolver los 560 euros cobrados indebidamente.

El organismo terminó resolviendo que "no había quedado demostrado la existencia de fraude por manipulación del equipo" por lo que no correspondía "realizar una estimación del consumo". Por tanto, debía anularse la "factura complementaria" emitida por dicho fraude. La resolución se demoró durante dos años, hasta junio 2020, ya que la empresa no atendió a los requerimientos de la administración de que le aportara información hasta mayo de ese mismo año.

Aun así, Madrileña Red de Gas se negó a cumplir la resolución durante un año más, lo que obligó a la asociación a dirigir diversos escritos a la empresa para hacer valer el dictamen del organismo.

Finalmente, tras las actuaciones de FACUA Madrid, la empresa ha devuelto a la usuaria los 560,67 euros correspondientes a la rectificación dela factura recibida por la supuesta manipulación de su equipo. "Gracias a la profesionalidad y a la gran labor de FACUA nos ha sido devuelta la factura", ha afirmado Rosario.

"Me gustaría hacer mención que el trato recibido siempre ha sido muy cercano y amable tanto presencial como a través del correo electrónico", finaliza.

Ya somos 246.096