Las penalizaciones que imponen las compañías a los usuarios por darse de baja no guardan proporción con los 'descuentos' aplicados en sus móviles

Si el usuario pide la baja antes de 18 meses, la compañía se otorga el poder de <i>multarle</i> con 174 euros aunque el móvil que recibió sólo tuviese un descuento de 15 euros con respecto a su precio sin compromiso de permanencia.

La Federación de Consumidores en Acción (FACUA) ha realizado un estudio sobre veintinueve de los móviles ofertados por Movistar, Vodafone y Orange que pone de manifiesto que las penalizaciones que imponen por darse de baja antes de 18 meses no guardan proporción con los descuentos aplicados cuando los usuarios piden el alta o utilizan sus programas de puntos para adquirir los terminales.

Durante este mes ha surgido la polémica por las penalizaciones de 174 euros (IVA incluido) que imponen las compañías a los usuarios que solicitan la baja sin que haya finalizado el plazo de 18 meses fijado en los contratos que deben firmar cuando reciben un terminal. Y es que según el Real Decreto 424/2005, de 15 de abril, los usuarios pueden darse de baja "sin penalización alguna" cuando se produzcan cambios contractuales, como subidas tarifarias.

FACUA denuncia que las citadas penalizaciones de 174 euros no pueden por tanto cobrarse por la petición de una baja anticipada ante un cambio tarifario, máxime teniendo en cuenta que no coinciden, como revela el estudio, con los descuentos aplicados a los terminales.

Las compañías vienen imponiendo penalizaciones de 174 euros, IVA incluido, a los usuarios que solicitan la baja sin que haya finalizado el plazo de 18 meses fijado en los contratos de permanencia que deben firmar cuando reciben un terminal. La cuantía es la misma para todos los móviles y sea cual sea la forma en que los adquieran: programas de puntos (Movistar y Vodafone) y altas, con línea nueva o mediante portabilidad.

Programas de puntos

Si el usuario decide hacer uso de los puntos acumulados en función de su consumo, las compañías les ofertan terminales cuyo precio puede incluir un descuento a cambio de suscribir un contrato de permanencia. Pero aunque la bonificación oscila entre 15 y 135 euros, en función del móvil y el número de puntos utilizados, la multa por la baja anticipada establecida en los contratos es siempre la misma, 174 euros.

Incluso hay móviles que cuestan lo mismo con o sin compromiso de permanencia, con lo que el usuario que lo haya suscrito fruto de una mala información puede llegar a asumir el pago de una multa por baja anticipada sin haber recibido ningún descuento que lo justifique.

Nuevas altas

El estudio de FACUA revela que la penalización tampoco coincide con el descuento del que se beneficia el consumidor que recibe un móvil al darse de alta en las tres compañías.

La cuantía real de dicha bonificación es un misterio ya que no aparece en los contratos. Pero incluso si se toman como referencia los precios a los que pueden encontrarse los móviles en el mercado, obviamente muy superiores a lo que les cuestan a las compañías, se observa cómo en la gran mayoría de casos cuando un usuario pide la baja éstas no sólo recuperan los descuentos aplicados, sino que salen ganando con sus penalizaciones.

En los casos del alta de una nueva línea con el menor compromiso de consumo mensual exigido por las compañías, esto ocurre con diez de los once móviles ofertados por Vodafone, ocho de los trece anunciados por Orange y tres de los cuatro de Movistar.

Algunos ejemplos

Especialmente destacable es el caso del Nokia 7380, que Vodafone vende por 449 euros a los usuarios que pidan el alta de una nueva línea. Si el cliente pide la baja anticipada o solicita el código de liberación de este terminal para utilizarlo con otro operador, acabará pagando por él hasta 623 euros, 258 euros por encima del precio al que puede adquirirse en una tienda.

En cuanto a los programas de puntos, la situación es mucho más abusiva. Por ejemplo, un usuario de Movistar puede adquirir un Nokia 5200 por 142 euros si tiene 6.500 puntos. Si firma un compromiso de permanencia, la compañía se lo vende por 105 euros. Es decir, le descuenta sólo 37 euros y si se da de baja antes de 18 meses, le cobrará una penalización de hasta 174 euros.

Ya somos 192.678