El Gobierno homófobo de Hungría multa a unas librerías por un cuento que muestra familias LGTBI

La cadena Líra Könyv deberá pagar unos 700 euros por no indicar que la historia está protagonizada por gente "diferente a la normal".

El Gobierno homófobo de Hungría multa a unas librerías por un cuento que muestra familias LGTBI

El gobierno homófobo de Hungría ha multado a una cadena de librerías por vender un libro infantil que cuenta un día en la vida de niños con padres del mismo sexo.

Titulado Micsoda család!, el libro ilustrado es una traducción húngara que combina dos títulos: Early One Morning; y Bedtime, Not Playtime! (en español Pronto por la mañana y No es hora de jugar) obras del autor estadounidense Lawrence Schimel y la ilustradora Elīna Brasliņa. El primero cuenta la mañana de un niño con dos madres. En el segundo, la protagonista es una niña con dos padres que se resiste a irse a dormir.

Según la agencia Reuters, las autoridades del condado de Pest, en los alrededores de Budapest, impusieron una multa de 250.000 forintos (unos 700 euros) a la cadena de librerías Líra Könyv.

Un contenido que se desvía de la norma

Según ha publicado ElDiario.es, en declaraciones a la cadena de televisión Hír TV, el comisario del condado de Pest, Richard Tarnai, aseguró que Líra Könyv había incumplido las reglas sobre prácticas comerciales desleales al no indicar claramente que el libro tenía "un contenido que se desvía de la norma".

"El libro estaba colocado entre otros libros de cuentos y por eso cometió una infracción", dijo Tarnai. "No hay forma de saber que este libro trata de una familia diferente a la normal".

Lawrence Schimel escribió en Twitter que el Gobierno húngaro estaba "tratando de normalizar el odio y los prejuicios con estos ataques coordinados contra libros como el mío... que representan para los niños el mundo plural y diverso en el que viven".

En declaraciones a The Guardian, el autor explica que la intención de los libros es "celebrar las familias queer, aportar más alegría queer al mundo, para que los únicos libros disponibles para los niños no sean sobre conflictos".

"En estas historias, el hecho de que los padres sean dos mamás o dos papás es secundario en la narración, como lo es en la vida cotidiana de los niños de las familias arcoíris. Son familias que no se limitan a experimentar la homofobia, sino que también se lo pasan bien", dice.

Las librerías Líra Könyv comunicaron que a partir de ahora pondrán un cartel advirtiendo a los clientes de que vendían "libros con contenidos diferentes a los tradicionales".

"Las familias arcoíris son familias completamente normales y corrientes", ha dicho en un comunicado la Foundation for Rainbow Families, responsable de distribuir el libro en Hungría. "Hasta ahora, estas familias no habían tenido su propio libro de cuentos. Por eso pensamos que era importante publicar uno sobre ellas, y antes que nada, para ellas".

A raíz de lo ocurrido en Hungría, Schimel dice estar "más decidido a seguir intentando crear libros como estos, libros que respeten la inteligencia de los niños y les muestren, de forma accesible y divertida, el vasto y complejo mundo". Este otoño, los libros de Schimel se publicarán en Reino Unido en galés y en inglés. Se ha publicado también en catalán, croata, checo, flamenco, letón y español.

La ofensiva de Orbán

Impuesta en virtud de una ley que prohíbe la práctica comercial desleal, la multa llega en el marco de la ofensiva de Hungría contra los derechos LGBTI bajo el Gobierno del primer ministro Viktor Orbán. Este jueves entra en vigor una nueva ley, muy criticada, que prohíbe la aparición de personas LGBTI en materiales educativos o en programas de televisión dirigidos a menores de 18 años. El Gobierno dice que la ley pretende proteger a los niños.

Este jueves, el Parlamento Europeo ha reclamado que Bruselas no apruebe el acceso de Hungría a los planes de recuperación pospandemia, de los que les corresponden en torno a 7.000 millones de euros, hasta que se constate que el presupuesto de la Unión no vaya a "contribuir activamente a la violación de los derechos fundamentales en Hungría".

La Asociación de Libreros y Editores de Hungría ya reaccionó contra la ley, que consideró “inaceptable” por crear “condiciones para restringir la libre expresión y manifestación artística". También advirtieron de que bajo esa ley podían haber sido prohibidas “varias obras maestras de la literatura mundial y húngara” que forman parte del actual plan de estudios de secundaria, como las escritas por Safo, Ovidio, Thomas Mann, Marcel Proust, Mihály Babits y Sándor Weöres.

A principios de 2021, el Gobierno húngaro ordenó que una antología de cuentos que incluía historias con temática LGBTI fuera acompañada de un texto legal advirtiendo de "comportamientos incompatibles con los roles de género tradicionales".

Ya somos 244.952