FACUA reclama a la Aesan que aclare qué helados ha ordenado retirar por presencia de óxido de etileno

La sustancia no está autorizada para el uso alimentario y es "mutagénica, carcinogénica y tóxica para la reproducción". Se ha detectado en el aditivo E410, usado en diversos alimentos, principalmente helados.

FACUA reclama a la Aesan que aclare qué helados ha ordenado retirar por presencia de óxido de etileno

FACUA-Consumidores en Acción exige a la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aesan), adscrita al Ministerio de Consumo, que aclare urgentemente cuáles son las marcas y lotes de helados y otros alimentos con orden de reitrada de la cadena de comercialización por contener óxido de etileno, una sustancia no autorizada en la elaboración de alimentos en la Unión Europea.

Tal y como alerta la Aesan en su página web, se han detectado residuos de óxido de etileno en el aditivo estabilizante E410, también llamado goma de garrofín o algarroba, utilizado en diversos alimentos, principalmente en helados.

Según indica la Agencia, el óxido de etileno "como sustancia activa en productos fitosanitarios no está aprobado en la UE ni, por lo tanto, en España. Se trata de una sustancia clasificada como mutagénica, carcinogénica y tóxica para la reproducción". Sin embargo, no hay mención de cuáles han sido los productos en los que se ha hallado dicho componente y que están siendo objeto de la retirada.

La Aesan asegura que desde el comienzo de la alerta, el pasado 22 de junio, se han iniciado en España "las acciones de retirada del aditivo contaminado y de inmovilización de los productos derivados". "Con la información disponible", indica la Agencia, "no hay constancia de ningún caso de intoxicación por óxido de etileno en relación con los productos afectados".

FACUA considera imprescindible la transparencia a la hora de publicar una advertencia como ésta, máxime cuando se trata de productos catalogados como no seguros ni aptos para su consumo, siendo imposible definir un nivel óptimo de exposición para los usuarios y, por lo tanto, presentando un riesgo potencial a cualquier nivel.

La Comisión Europea, tras tres reuniones con los responsables designados de los Estados miembros junto con los expertos europeos de residuos de plaguicidas y aditivos alimentarios, ha consensuado con todos los países de la UE un enfoque armonizado para la gestión del riesgo asociado a la detección de residuos de óxido de etileno en un aditivo alimentario utilizado en la fabricación de helados y otros alimentos.

Acuerdo de los Estados miembros

Los Estados miembros, estando España representada por la Aesan, han acordado que, de conformidad con las disposiciones legales establecidas en la legislación alimentaria general:

- Para todos los lotes del aditivo en cuestión contaminados con óxido de etileno así como todos los productos elaborados con dicho aditivo deben ser considerados como no seguros ni aptos para su consumo. No se puede definir un nivel seguro de exposición para la población y, por lo tanto, cualquier nivel al que puedan estar expuestos los y las consumidoras presenta un riesgo potencial. A finales del mes pasado, la Comisión Europea decidió que sólo se ordenaría la retirada de alimentos cuya contaminación con óxido de etileno superase determinados límites, pero ahora ha valorado que deben retirarse todos los que lo contengan, sea cual sea su porcentaje.

- En consecuencia, es necesario para garantizar un alto nivel de protección de la salud que los operadores alimentarios que hayan comercializado dichos productos en el mercado de la UE, bajo el control de las autoridades nacionales competentes, retiren esos productos del mercado de la UE y, en su caso, procedan a recuperarlos de los consumidores.

Desde el comienzo de esta alerta ya se iniciaron en España acciones de retirada del aditivo contaminado y de inmovilización de los productos derivados. Según la Aesan, "tras la emisión de este criterio común, todos los productos elaborados a partir del aditivo contaminado están siendo retirados de forma inmediata de la cadena de comercialización por parte de las empresas alimentarias responsables, en cumplimiento de la estricta legislación alimentaria europea".

La Aesan ha recordado a las empresas alimentarias que, en cumplimiento de la legislación alimentaria, deben retirar de la cadena de comercialización todos los productos elaborados con este aditivo contaminado. El comunicado de la Agencia indica que "las autoridades competentes de las comunidades autónomas están supervisando la gestión de esta retirada, actuando de forma coordinada con la Aesan a través del Sistema Coordinado de Intercambio Rápido de Información (Sciri)".

Ya somos 245.020