Competencia determina que Iberdrola disparó sus beneficios inflando el precio de la luz en 2013

Los peritos de la CNMC han aportado un informe a petición del juez de la Audiencia Nacional que instruye el procedimiento contra la eléctrica. FACUA ejerce la acusación particular.

Competencia determina que Iberdrola disparó sus beneficios inflando el precio de la luz en 2013
Imagen: flickr.com/agirregabiria (CC BY-NC-ND 2.0)

Los peritos de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), designados por el juez instructor de la investigación penal contra Iberdrola por subir presuntamente de forma intencionada el precio de la luz, han determinado que la compañía eléctrica obtuvo un beneficio directo con las supuestas maniobras para provocar el alza artificial de las tarifas. FACUA-Consumidores en Acción ejerce la acusación particular en dicha investigación.

Según ha publicado El Confidencial, las diligencias -que se acercan a su final tras cinco años de instrucción por parte del juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno- se centran en las últimas semanas de 2013, cuando el precio de la luz alcanzó el récord de 112 megavatios hora, lo que obligó al Gobierno de Mariano Rajoy a cancelar la subasta que iba a fijar el importe de la factura para las tres primeras semanas de 2014.

Las investigaciones se iniciaron tras un primer informe de Competencia que ya alertó de irregularidades por parte de la eléctrica, lo que motivó la apertura del procedimiento judicial. Posteriormente, la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil señaló que el aumento de los precios se debió, en gran medida, a la decisión de Iberdrola de recortar voluntariamente su producción de energía hidráulica, más barata, para que se engancharan en el sistema sus plantas de ciclo combinado, mucho más caras.

La UCO afirmó entonces que la medida no tenía sentido, ya que los embalses tenían agua suficiente para seguir generando electricidad y mantener así la tarifa a precios muy inferiores a los que finalmente tuvo. Estas investigaciones acabaron con la imputación de Iberdrola y de cuatro de sus directivos. Se les reclamaba más de 40 millones de euros por el perjuicio que habrían ocasionado.

Iberdrola, sin embargo, rechazó estas acusaciones con otro informe pericial en el que expuso que el cierre de los embalses se debió a la escasez de agua producible y que no sólo no alteró el coste de la energía, sino que tampoco tenía ninguna motivación para hacerlo porque su posición neta en el mercado era negativa. La eléctrica defendía que en esas semanas tuvo que comprar electricidad para suministrarla a sus clientes, lo que le supuso un perjuicio económico.

La CNMC desmonta el argumento de Iberdrola

Ahora, los peritos de la CNMC han desmontado los argumentos de Iberdrola al analizar la posición que tenía la eléctrica en diciembre de 2013 en cada una de las tecnologías energéticas, desde la solar a la cogeneración, así como la hidráulica nuclear o el carbon, entre otras. Como novedad, este informe incluye la energía eólica, que Iberdrola dejó fuera de sus estimaciones pese a que empezó a computar en verano de ese mismo año.

De esta manera, el informe de los expertos determina que, con la eólica incorporada y la valoración del resto de fuentes, la compañía eléctrica tenía en dicho periodo una posición neta (vendedora) de al menos 569.043 gigavatios hora. Así, señalan que Iberdrola no sólo no perdió dinero, sino que la subida de la tarifa aumentó sus márgenes y le hizo incrementar sus beneficios.

El informe, sin embargo, no entra en una valoración económica de la posible ganacia, ya que no tiene acceso a las posiciones de Iberdrola en el mercado de futuros, que en esos momentos predecía precios más altos para los meses siguientes. Esa información indicaba que la posición de la empresa sería aún más vendedora, por lo que sus beneficios reales fueron todavía más elevados. En el expediente inicial, la CNMC consideró que la presunta manipulación del mercado le granjeó al menos 25 millones de euros de ingresos extraordinarios.

Ya somos 244.952