FACUA pide al Gobierno que intervenga ante las nuevas tarifas de la telefonía móvil tras el fin del redondeo

En marzo se producirá una descomunal subida con la que se pretenden recuperar, e incluso superar, los ingresos que antes generaban esas prácticas ilegales.

La nueva Ley de Mejora de la Protección de los Consumidores y Usuarios introduce una regulación en el denominado coste de establecimiento de llamada. Pese a que las compañías tienen ahora que justificar que estas tarifas se adecuan al servicio prestado, Movistar ha anunciado una subida del 25%.

Desde marzo, las compañías de telefonía móvil dejarán de cobrar a los usuarios más tiempo del realmente consumido.

La campaña de denuncias y reivindicaciones iniciada por FACUA el 27 de noviembre de 2003, cuando exigió al Ministerio de Sanidad y Consumo que acabase con los redondeos en telefonía, ha logrado por fin sus objetivos.

Pero los abusos en las tarifas telefónicas continúan y precisamente en respuesta a la eliminación de los redondeos, en marzo se producirá una descomunal subida con la que se pretenden recuperar, e incluso superar, los ingresos que antes generaban esas prácticas ilegales.

Sin embargo, esas nuevas tarifas pueden vulnerar la Ley de Mejora de la Protección de los Consumidores y Usuarios. Y la acción de FACUA no se ha hecho esperar. De hecho, el 24 de enero, un día después de haber tenido acceso a las tarifas que aplicará Movistar a partir de marzo, se dirigió al Instituto Nacional del Consumo del Ministerio de Sanidad y Consumo para pedir su intervención.

Porque lo novedoso de la Ley que entra ahora en vigor no es la prohibición del redondeo, que ya era ilegal desde 1984, sino la regulación del precio fijo inicial de un servicio, lo que en telefonía se denomina coste de establecimiento de llamada. La nueva Ley permite la "facturación por separado" de los costes que para las empresas "conlleve indisolublemente unido" el "inicio del servicio", pero sólo "cuando se adecuen al servicio efectivamente prestado".

Es decir, además de la tarifa por cada segundo de conversación, las compañías de telefonía fija y móvil pueden seguir cobrando un coste de establecimiento de llamada, pero a partir de ahora éste ya no puede establecerse de forma arbitraria sino adecuándolo al coste real que les represente poner en comunicación a un usuario con otro. Así, a partir de ahora, las operadoras tendrán que justificar estas tarifas para poder mantenerlas.

Pero Movistar, la primera compañía de la que han trascendido sus futuras tarifas, no sólo incrementará, entre el 3 y el 54%, casi todas las tarifas nominales donde redondeaba al minuto y a los 30 segundos, sino que además subirá un 25% el coste de establecimiento de llamada, que pasará de 0,12 a 0,15 euros más IVA.

Para FACUA, la tarifa no se ha fijado en 0,15 euros con el objetivo de adecuarla "al servicio efectivamente prestado", sino como parte de una estrategia para no dejar de ingresar, e incluso aumentar, las cantidades que antes provenían de los redondeos al alza en la facturación por tiempo.

Así, el precio fijado por el inicio de cada conversación no se ha establecido para recuperar los costes que representa para Movistar "el inicio del servicio", como requiere la nueva cláusula 7 bis introducida por la nueva norma en la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios de 1984.

A fecha de hoy, Vodafone, Orange, Yoigo y los operadores virtuales Euskaltel, Carrefour Móvil y Happy Móvil aún no han hecho públicas sus futuras tarifas, pero las dos primeras han anunciado a los medios de comunicación medidas similares a las de Movistar.

Por su parte, las subidas que Telefónica de España aplicará desde marzo también contemplan aumentos en el precio por el inicio de cada conversación en las llamadas locales, donde pasará de 0,0650 a 0,0675 euros (3,8%), y en las provinciales e interprovinciales, de 0,0833 a 0,0864 euros (3,7%). En las de fijo a móvil las mantendrá en los 0,12 euros que fijó en 2006, cuando las subió un 75%.

Ya somos 191.346