Competencia se niega a multar a Iberdrola pese a constatar que dio de alta a un usuario fraudulentamente

Tras la denuncia de FACUA, la compañía energética confirmó que se había producido una irregularidad por parte de un agente comercial "externo", que cambió al afectado de comercializadora sin su consentimiento.

Competencia se niega a multar a Iberdrola pese a constatar que dio de alta a un usuario fraudulentamente

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha archivado un expediente y se ha negado a sancionar a Iberdrola pese a constatar que la empresa dio de alta fraudulentamente a un usuario sin su consentimiento.

La propia compañía reconoció en sus alegaciones ante Competencia que se había producido el cambio de comercializadora de forma fraudulenta. Sin embargo, la CNMC ha acordado en julio de este año "el archivo de la denuncia y el cierre del expediente relativo a la reclamación" que presentó FACUA Cádiz en nombre del afectado "por no concurrir circunstancias suficientes que justifiquen la incoación de un procedimiento sancionador".

FACUA-Consumidores en Acción considera inaceptable que la CNMC decida archivar y dejar sin sanción un fraude cometido y reconocido por la propia Iberdrola bajo el pretexto de no "concurrir circunstancias suficientes". La asociación advierte de que, con esta inacción por parte del regulador, se traslada el mensaje a las empresas de que pueden cometer irregularidades con impunidad, sin recibir ningún tipo de sanción por ellas si reconocen simplemente haberlas realizado.

El usuario nunca consintió el cambio

En noviembre de 2020, FACUA Cádiz se dirigió a a Iberdrola en representación de uno de sus socios que había advertido días antes que, sin informarle y sin su consentimiento previo, habían realizado un cambio desde su comercializadora de entonces, Endesa, a la propia Iberdrola. Este cambio no había sido solicitado en ningún momento por el usuario.

En el escrito, la asociación instaba a la compañía energética a revertir de forma inmediata el cambio, ya que se había realizado de forma ilegítima y suplantando la identidad del afectado, así como a devolver cualquier cantidad que se le pudiera haber cobrado desde entonces. En paralelo, denunció los hechos ante la CNMC y el Servicio de Consumo de la Junta de Andalucía, para que investigaran el alta fraudulenta y la suplantación.

Iberdrola, que nunca llegó a responder a FACUA Cádiz, sí envió en cambio alegaciones a la investigación abierta por Competencia. En ellas, indicó que "detectó una irregularidad en las contrataciones tramitadas por uno de los socios colaboradores con los que trabaja" -un agente de su "fuerza comercial externa"-, por lo que bloqueó inmediatamente las contrataciones y anuló todos los cargos o facturas que se pudieran producir. Esto es, reconoció a la CNMC que se había producido el alta fraudulenta.

Según pudo comprobar la asociación, efectivamente Iberdrola había procedido a anular todas las facturaciones que emitieron al usuario y le reembolsó las cantidades cobradas. Sin embargo, nunca informó de esto a FACUA Cádiz o al afectado, ni facilitó información acerca de lo ocurrido con el "agente de su fuerza comercial externa" o las irregularidades en las contrataciones.

La investigación de la CNMC se cerró con el archivo del expediente, al considerar que no había "circunstancias suficientes" que justificasen un procedimiento sancionador.

Ya somos 246.020