Tras la acción de FACUA, ING devuelve 1.810 euros a una usuaria que fue víctima de 'phishing'

La entidad se negó inicialmente a reintegrarle el dinero alegando que la afectada era la única responsable de las operaciones realizadas con su tarjeta, pese a haber sufrido un fraude.

Tras la acción de FACUA, ING devuelve 1.810 euros a una usuaria que fue víctima de 'phishing'
ING responsabilizó a Ascensión de que hubieran utilizado su tarjeta de forma fraudulenta.

Tras la actuación de FACUA Córdoba, ING ha devuelto 1.810 euros a una usuaria que fue víctima de phishing -un fraude que consiste en suplantar a a una empresa o entidad para conseguir datos personales-, y a la que robaron la información de su tarjeta de débito. El banco se negó a inicialmente a reintegrarle dicha cantidad alegando que la afectada era la única responsable de todas las operaciones realizadas con la tarjeta.

Ascensión Casado Ortiz, residente en Córdoba, tenía publicado un anuncio de venta de libros en la web de compraventa de segunda mano Milanuncios.com. En un momento dado, un usuario de la plataforma contactó con ella para adquirir dicho material previo pago de 120 euros. Posteriormente, recibió un SMS aparentemente enviado por la propia página web en el que se le solicitaba su número de tarjeta para realizarle el pago.

Al no detectar nada que le indujera pensar que se trataba de una estafa, Ascensión facilitó sus datos. Sin embargo, la usuaria fue víctima de phishing, ya que dicho mensaje simulaba ser de Milanuncios.com pero realmente era fraudulento. Inmediatamente, la afectada descubrió que habían realizado trece compras sin su autorización ni consentimiento en distintas tiendas online de compraventa, por un total de 1.810,96 euros.

En cuanto fue consciente del fraude, la usuaria acudió a la Policía para interponer una denuncia. En paralelo, se dirigió a ING para reclamar que le reembolsaran el dinero y cancelaran la tarjeta.

ING responsabilizó a la usuaria

La entidad, sin embargo, decidió desestimar la reclamación. "Cuando la presenté en el banco me negaron de inmediato cualquier solución y me atribuyeron a mí la responsabilidad del fraude", comenta Ascensión. ING le comunicó que la tarjeta se había utilizado correctamente y que ella era la única responsable de todas las operaciones realizadas con la misma, por lo que no procedía reembolso alguno.

Ante esta situación, la afectada acudió a FACUA Córdoba para que ejerciera acciones en defensa de sus derechos. El equipo jurídico de la asociación se dirigió al Servicio de Atención al Cliente de ING para reclamarle que devolviera a la usuaria los 1.810 euros, ya que se trataba claramente de un fraude. Asunción nunca había autorizado ni había tenido conocimiento de dichas compras.

En el escrito, la asociación recordaba que "conforme a los criterios del Banco de España, indicados reiteradamente en sus memorias anuales de reclamaciones, las entidades bancarias deben dar las instrucciones oportunas para que se abone en la cuenta de sus clientes el importe defraudado con su tarjeta y que le ha sido cargado indebidamente".

Así queda estipulado en el artículo 36 del Real Decreto-ley 19/2018, de 23 de noviembre, de servicios de pago y otras medidas urgentes, que recoge que "las operaciones de pago se considerarán autorizadas cuando el ordenante haya dado el consentimiento para su ejecución", circunstancia que no se había producido en este caso, ya que habia ocurrido tras haber sido Asunción víctima de phishing.

De igual forma, el artículo 43 establece que en estas circunstancias "el usuario de servicios de pago obtendrá la rectificación por parte del proveedor de servicios de pago de una operación de pago no autorizada o ejecutada incorrectamente únicamente si el usuario de servicios de pago se lo comunica sin demora injustificada, en cuanto tenga conocimiento de cualquiera de dichas operaciones que sea objeto de reclamación", mientras que el artículo 45 indica que "en caso de que se ejecute una operación de pago no autorizada, el proveedor de servicios de pago del ordenante devolverá a este el importe de la operación no autorizada de inmediato".

Finalmente, tras la reclamación de FACUA Córdoba, ING ha reembolsado a la usuaria los 1.810 euros que le fueron sustraídos de su tarjeta de forma fraudulenta. "Estoy muy satisfecha de pertenecer a FACUA, y siempre he confiado en los profesionales de esta asociación", afirma Asunción.

Ya somos 247.761