Este Estatuto ha de ser un instrumento válido para conseguir mejoras importantes para Andalucía

La reforma del Estatuto de Autonomía de Andalucía era necesaria tras casi 25 años de vigencia del actual y con una sociedad moderna con nuevas necesidades y exigencias.

IU ha defendido en esta reforma aspectos importantes para el futuro de nuestra tierra: la identidad de Andalucía, la participación ciudadana, los derechos sociales, más autogobierno y garantías de suficiencia financiera.

En todos estos aspectos nuestras aportaciones han sido determinantes, pero en lo que más se ha notado la incidencia de IU ha sido en la ampliación de los derechos sociales reconocidos.

Hemos sido capaces de incorporar un título nuevo en el Estatuto sobre derechos sociales, que desarrolla en cuatro capítulos, para nosotros los mas importantes de esta reforma, y que se sustentan en: igualdad de género, protección contra la violencia de género, protección a la familia, derechos de los menores y para los mayores, muerte digna, educación, salud, prestaciones sociales que garantizan la renta básica, derechos de las personas con discapacidad o dependencia, universalización de los derechos sociales y los servicios, derecho a la vivienda, trabajo, medio ambiente, acceso a la justicia, cultura, nuevas tecnologías de la información, etc.

También hemos sido capaces de incluir la vinculación jurídica de los mismos, de modo que su cumplimiento pueda ser reclamado a los órganos públicos ante los tribunales de justicia por cualquier andaluz y se evite que queden en una mera declaración de intenciones.

En materia de derechos de los consumidores y ciudadanos, se contempla en el capítulo de derechos el artículo 27 donde "se garantiza a los consumidores y usuarios de los bienes y servicios el derechos a asociarse, así como a la información, formación y protección en los términos que establezca la ley.

Asimismo, la ley regulará los mecanismos de participación y el catálogo de derechos del consumidor, así como la indemnización y reparación del daño"
. Así como la inclusión como objetivo básico del artículo que defiende "la participación ciudadana en la elaboración, prestación y evaluación de las políticas públicas, así como la participación individual y asociada en el ámbito cívico, social, cultural, económico y político, en aras de una democracia social avanzada y participativa".

Este nuevo Estatuto ha de ser un instrumento válido para la consecución de mejoras importantes para Andalucía. Estas mejoras necesitan más conciencia social y un cambio radical en las políticas del Gobierno. IU se ofrece como la alternativa más acreditada para hacer cumplir este Estatuto cuyos ejes son, sin duda, los contenidos sociales que históricamente han abanderado todas nuestras políticas.

Ya somos 203.789