Análisis en veinticinco países

FACUA demanda al Gobierno medidas eficaces para impulsar la bajada de las tarifas de móviles, entre un 8,5 y un 48,6% más caras que la media de la UE

El último informe de la Comisión Europea pone de manifiesto que las diferencias entre España y los países con las tarifas más económicas llegan a alcanzar hasta el 293,5%.

La Federación de Consumidores en Acción (FACUA) demanda al Gobierno medidas eficaces para impulsar la bajada de las tarifas de móviles, que son entre un 8,5 y un 48,6% más caras que la media de los países de la Unión Europea (UE).

Ésta es una de las conclusiones de un análisis realizado por FACUA a partir de los datos sobre el sector que aporta el duodécimo informe de la Comisión Europea sobre La regulación y los mercados de comunicaciones electrónicas en Europa, relativo a 2006. En él también se pone de manifiesto que las diferencias entre España y los países con las tarifas más económicas llegan a alcanzar hasta el 293,5%.

Tarifas elevadas y ausencia de competencia

Entre los motivos que vienen perpetuando las desproporcionadas tarifas que se pagan en España, FACUA señala la inexistencia de competencia real entre los tres principales operadores, Movistar, Vodafone y Orange, que incluso han aplicado subidas con sospechosas similitudes al eliminar los redondeos al alza en la facturación, algo que ha denunciado ante el Servicio de Defensa de la Competencia.

La congelación de las tarifas es un interés compartido por las tres compañías, que ocupan una situación de dominio conjunta. La bajada de una provocaría una actuación idéntica por parte del resto, con lo que el descenso conjunto del nivel de precios acabaría por no beneficiar a ninguna.

Como predijo FACUA el pasado noviembre, la llegada de los operadores móviles virtuales (OMV) no ha supuesto la introducción de competencia real en el sector.

Y ello no sólo por la dificultad que tienen, al igual que Yoigo, de competir con grandes empresas ya consolidadas, sino porque las tarifas de los OMV son fruto de los acuerdos de precios que están alcanzando en con los operadores tradicionales para el uso de sus redes. Para favorecer que los operadores virtuales ofertasen tarifas más bajas que las actuales, la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) debería haber impuesto a Movistar, Vodafone y Orange que alcanzase con ellos acuerdos sobre la base de un determinado precio máximo, en lugar de dejarles poder total en la negociación.

Y en el caso de Yoigo, FACUA advierte que aunque que su tarifa es inferior a las tarifas fijas para todos los destinos y horarios del resto de compañías, adolece de la falta de los precios especialmente reducidos para las llamadas un número determinado de móviles de la misma operadora que sí tienen las grandes compañías.

Asimismo, tampoco la CMT viene cumpliendo su obligación de garantizar que las compañías apliquen tarifas de interconexión orientadas a costes, como dicta la normativa europea. Las tres operadoras ingresan cada año unos 2.500 millones de euros extra gracias al importante desfase permitido por el organismo regulador entre los ingresos y los costes relativos a la interconexión, el peaje que se cobran unas a otras por el uso de sus redes.

FACUA advierte que si la CMT impusiese bajadas drásticas en los precios de interconexión para orientarlos a costes (por encima del 80% en la compañía con mayor desfase) y la legislación española obligase a repercutir las mismas proporcionalmente en las tarifas que pagan los usuarios finales, éstas se reducirían en más de la mitad.

El estudio de la Comisión Europea

El informe de la Comisión incluye un estudio sobre telefonía móvil encargado a la empresa de investigación de mercados británica Teligen, del grupo estadounidense Harris Interactive. En él se han seleccionado las dos principales compañías en cada uno de los veinticinco países miembros en 2006 (en Chipre sólo una), analizándose todas las tarifas de pospago más relevantes, de las que en los resultados finales se presenta la más económica en cada caso.

El estudio incluye tres perfiles de usuario, para niveles de consumo bajo, medio y alto, sobre la base de las cestas definidas por la Organización para la Cooperación Económica y Desarrollo (OCDE) a comienzos de 2006.

Alto consumo

El gasto medio en la UE en la cesta de alto consumo es de 42,97 euros mensuales, impuestos indirectos incluidos. Las diferencias llegan a alcanzar el 351,6%, desde los 79,40 euros mensuales del operador Go en Malta (con la tarifa Go Together) a los 17,58 euros de la compañía Sonofon en Dinamarca (tarifa Kvantum 199).

La tarifa de Movistar se sitúa como la sexta más cara, 63,87 euros mensuales, un 48,6% por encima de la media y un 263,3% más que en el país más económico. La de Vodafone es la séptima, 63,33 euros (un 47,4% por encima de la media y un 260,2% sobre la más económica).

Medio consumo

En la cesta de medio consumo, el gasto medio es de 25,66 euros mensuales. En este caso, las diferencias llegan hasta el 443,6%, desde los 46,21 euros de Vodafone en Alemania (tarifa Vodafone 100 SMS 40) a los 8,50 euros de Sonofon en Dinamarca (tarifa Kwantum 99).

Para este perfil de usuario, la tarifa de Movistar es la novena más cara, 33,45 euros al mes, un 30,4% por encima de la media y un 293,5% sobre la más económica. La de Vodafone es la décima, 33,26 euros (un 29,6% por encima de la media y un 291,3% sobre la más económica).

Bajo consumo

El gasto medio en la cesta de bajo consumo es de 15,06 euros mensuales. Las diferencias llegan hasta el 439,3%, desde los 29,66 euros mensuales de T-Mobile en Reino Unido (tarifa Flext 20) hasta los 5,50 euros de Tele2 en Letonia (tarifa Brivais).

De las cuarenta y nueve analizadas, la tarifa de Vodafone en España ocupa la posición diecisiete, 17,81 euros al mes, un 18,3% por encima de la media y un 223,8% sobre la más económica, y la de Movistar la diecinueve, 16,34 euros (un 8,5% por encima de la media y un 197,1% sobre la más económica).

Tarifas de Vodafone y Movistar en otros países

En las cestas de alto y medio consumo, los clientes de Vodafone en España pagan más que los de sus filiales en Portugal, Grecia, Países Bajos y Eslovenia, pero menos que los de Alemania, Malta, Italia e Irlanda. En la de bajo consumo, las tarifas de Vodafone sólo resultan más baratas en Países Bajos y Eslovenia con respecto a las de España.

En el caso de Telefónica Móviles, en la cesta de alto consumo los clientes españoles de Movistar pagan más que los de sus filiales en República Checa, Irlanda y Reino Unido, donde opera con la marca O2. En cuanto a las de medio y bajo consumo, sólo pagan más que los de República Checa. Las filiales de Movistar en Alemania y Eslovaquia no han sido analizadas en el estudio.

Los planes menos caros seleccionados en España

El estudio considera que los planes tarifarios de Movistar que resultan más económicas son el Contrato Empresas Tramos Horarios para las cestas de bajo y medio consumo y el Contrato Empresas 60 para la de alto consumo. En cuanto a Vodafone, selecciona el Contrato Vitamina Mensajes al 50% para la cesta de bajo consumo y el Contrato Autónomos 10 para las de medio y alto consumo.

Las cestas de consumo

La cesta definida por la OCDE para nivel de consumo bajo consiste en 30 llamadas (el 22% a fijos, el 70% a móviles y el 8% a buzones de voz) y 33 mensajes mensuales (distribuidos entre SMS y MMS). La de nivel medio se basa en 65 llamadas (el 21% a fijos, el 72% a móviles y el 7% a buzones de voz) y 50 mensajes. La cesta de nivel de consumo alto consiste en 140 llamadas (el 20% a fijos, el 73% a móviles y el 7% a buzones de voz) y 55 mensajes al mes. La duración y distribución horaria de las llamadas es homogénea para todas las compañías analizadas.

Ya somos 203.748