Bruselas inicia una batalla contra Apple y las discográficas por impedir a los europeos que compren en tiendas virtuales iTunes de países distintos al de residencia

Los usuarios del Reino Unido tienen que pagar un 18% que los de los países de la eurozona.

La Comisión Europea ha iniciado hoy una batalla contra el gigante tecnológico Apple y las grandes compañías discográficas por considerar que los acuerdos a los que han llegado limitan el acceso de los consumidores a la música on line que se pueden descargar en las tiendas virtuales de iTunes, por la que pagan precios distintos dependiendo del país europeo en que residan.

Bruselas cree que el hecho de un ciudadano europeo no pueda comprar música de una tienda iTunes fuera de su país de residencia, unido a no poder elegir el tema que quiere comprar y a qué precio, es una práctica comercial restrictiva que viola el artículo 81 del Tratado.

"Nos gustaría que la gente de toda la Unión Europea tenga la oportunidad de comprar en cualquier tienda iTunes lo que quiera y al precio que quiera", ilustró el portavoz de Competencia del Ejecutivo comunitario, Jonathan Todd. Por ello, se ha pedido explicaciones tanto a Apple como a las discográficas, que tienen ahora dos meses para defenderse de las alegaciones de la Comisión Europea.

En concreto, Bruselas les ha remitido un pliego de cargos, primer paso en el proceso de investigación antimonopolio, donde se denuncia que los acuerdos de distribución entre Apple y las discográficas contienen restricciones territoriales para la venta de canciones.

De hecho, iTunes verifica el país de residencia del consumidor a través de los datos de su tarjeta de crédito. Por ejemplo, para comprar música descargada de una tienda virtual belga iTunes se tiene que usar una tarjeta de crédito expedida por un banco con domicilio en Bélgica.

No obstante, la Comisión no acusa a Apple de abuso de posición dominante y tampoco cuestiona el uso por parte de la compañía de los sistemas limitadores de copia (DRM, en sus siglas en inglés) para controlar los derechos derivados de las descargas musicales en sus tiendas virtuales.

La Comisión adoptará una decisión definitiva después de haber escuchado a la empresa, que podría tener que hacer frente a una multa de más del 10% de su facturación anual.

De 0,99 a 1,17 euros, según el país

Lo que desencadenó la actuación comunitaria fue la denuncia presentada hace dos años por la asociación de consumidores británica Which?, que inicialmente se dirigió a las autoridades del Reino Unido y luego a Bruselas, al darse cuenta de que se trataba de un problema más amplio y no sólo limitado al mercado británico.

Actualmente en los países de la eurozona descargar una canción cuesta 99 céntimos de euro, pero en el Reino Unido es, al cambio actual de la libra, de 1,17 euros, es decir un 18% más caro que en la zona euro. Los daneses, por ejemplo, pagan un 8% más. En la actualidad hay tiendas virtuales iTunes en quince de los veintisiete Estados miembros.

"Por lo tanto, en este momento los consumidores no pueden comprar donde quieran y elegir en qué tienda iTunes les gustaría comprar. Y ese es el problema", explicó Todd. "No se puede comprar la misma canción por el mismo precio, e incluso a veces no puedes ni siquiera comprar la misma canción. Y a nuestro modo de ver eso es una práctica comercial restrictiva", continuó el portavoz.

El Departamento que dirige Neelie Kroes, además de considerar "injustificada" la situación, teme los efectos negativos sobre el mercado, en concreto el de MP3 y de iPods, donde Apple no es dominante. Donde no percibe problemas la Comisión es en materia de licencias.

Aunque Apple es quien opera las tiendas iTunes y quien tiene los acuerdos restrictivos con las compañías discográficas, el principal foco de atención de la Comisión se dirige hacia las grandes discográficas, a las que Todd no quiso nombrar.

Ambas tienen ahora la oportunidad de responder a las objeciones de la Comisión y argumentar que no consideran que están infringiendo las leyes antimonopolio o las de prácticas restrictivas. Si logran convencer a la Comisión de ello, no habrá caso.

Ya somos 203.712