Euskadi aprueba una Ley de Protección de Animales Domésticos con sanciones de hasta 100.000 euros

La norma excluye a los animales empleados en espectáculos taurinos, caza y pesca.

Euskadi aprueba una Ley de Protección de Animales Domésticos con sanciones de hasta 100.000 euros

El Parlamento Vasco ha aprobado la Ley de Protección de los Animales Domésticos, en la que se prevén multas de entre 100 y 100.000 euros para castigar las actitudes de maltrato y contra el bienestar animal, salvo aquellas relacionadas con los espectáculos taurinos, la caza, la pesca y la lucha contra las plagas urbanas, que se regulan por normativas específicas.

La ley ha sido aprobada por el pleno del Parlamento autonómico con el apoyo del PNV, el PSE-EE, EH Bildu y PP+Cs, mientras que Elkarrekin Podemos-IU y la única representante del Grupo Mixto-Vox se ha abstenido en la votación.

La ley, según se recoge en el propio texto, se centra en el conjunto de los animales domésticos, de forma que la norma principal de protección se orienta a los animales de compañía, aunque afecta también, de forma "complementaria", a los animales de producción y renta -los destinados a la producción de alimentos o productos de origen animal-, así como a otras especies que no están amparadas por una normativa específica.

La nueva ley establece normas para la protección y bienestar, tenencia y comercio de los animales domésticos, silvestres en cautividad o bajo control humano y animales silvestres urbanos, que se encuentren en el territorio del País Vasco, "con independencia de que estuviesen o no censados o registrados en él y sea cual fuere el lugar de residencia de sus titulares o responsables".

"Seres sensibles"

De esa forma, se indica que las personas titulares o responsables de los animales están obligadas a tratar a estos "conforme a su condición de ser sensible y según su especie, raza y edad, atendiendo a sus necesidades físicas y etológicas y proporcionándoles la educación, supervisión y control adecuados".

A su vez, los dueños de los animales serán responsable de su salud y bienestar, por lo que deberán prestarles los cuidados suficientes y les garantizarán la libertad de movimientos, "evitándose los sistemas de sujeción permanentes".

También deberán identificar y registrar a los animales, así como mantener actualizado y a disposición de la autoridad competente, el documento oficial de identificación de estos, de acuerdo con lo establecido en esta ley o lo dispuesto en las normativas específicas. La comunicación del cambio de titularidad al registro correspondiente deberá realizarse en un plazo máximo de diez días, salvo que la normativa específica disponga de un plazo menor.

"Cuidados de por vida"

Además, se deberá comunicar al Registro de Identificación de Animales de Compañía el extravío de los animales, en un plazo máximo de 72 horas, y su muerte, en un plazo máximo de diez días. La ley establece la necesidad de garantizar para los animales que su titularidad implica "cuidados de por vida". De esa forma, cuando el titular no pueda atender al animal por cualquier causa, "se asegurará un responsable o realizará una transferencia de la titularidad del animal".

Los dueños deberán contratar un seguro de responsabilidad civil para la tenencia de perros y para aquellas especies que se determine reglamentariamente.

El texto prohíbe el sacrificio de animales, salvo por razones de riesgo para la sanidad animal, la salud pública, la seguridad o medioambientales, o para la conservación de bienes catalogados como protegidos por motivos históricos, culturales o arquitectónicos, previo informe de la autoridad competente y siempre que no exista alternativa viable.

También se establece la prohibición de maltratar a los animales o someterlos a cualquier práctica que, "de forma intencionada, y por acción u omisión, les pueda producir sufrimientos, daños o angustia innecesarios, así como su muerte".

Máximo de 24 horas solos

Asimismo, queda prohibido dejar solo a cualquier animal durante 24 horas consecutivas y, en el caso de los perros, este plazo no podrá ser superior a doce horas consecutivas, salvo los perros de pastoreo durante el tiempo que estén trabajando y con un plazo máximo de 48 horas consecutivas.

Las autoridades competentes en bienestar y sanidad animal podrán imponer la vacunación, el tratamiento obligatorio, el internamiento o aislamiento, y el sacrificio de los animales a que hace referencia esta ley, por razones de sanidad animal o salud pública debidamente justificadas.

Acceso a establecimientos

La ley establece que los establecimientos, incluidos los hoteleros y locales de hostelería y transportes públicos, sin perjuicio de lo dispuesto en la normativa sanitaria vigente al respecto, "permitirán el acceso de animales de compañía con carácter general, atados y controlados, a excepción de las zonas de fabricación, venta, almacenamiento".

Uno de los apartados del texto hace referencia a la protección de las razas autóctonas vascas. En este sentido, se indica que en función de los valores de aportación al patrimonio de la agrobiodiversidad y a los bienes etnoculturales, o en tanto se encuentren en "peligro de extinción", las razas reconocidas en el Catálogo Oficial de Razas Animales Autóctonas Vascas "podrán ser objeto de conservación, estableciendo las instituciones instrumentos de control y fomento para su preservación y recuperación".

El texto recoge un capítulo dedicado al régimen sancionador, en el que -en función de la gravedad de las infracciones- se establecen multas que oscilan entre los 100 y los 100.000 euros.

Excepciones

En la ley se especifica que quedan "fuera" del ámbito de aplicación de esta norma, dado que "se regirán por su normativa propia", los animales empleados en la caza, la pesca, los espectáculos taurinos reglados, así como los que sean considerados "plagas urbanas".

En el transcurso del debate, el parlamentario del PNV Luis Javier Telleria ha explicado que a la hora de elaborar esta ley, se ha tratado de lograr un texto que pueda ser apoyado por "una mayoría clara" y que sea "aceptable" para la mayoría social, con el fin de evitar el "conflicto" en torno a este asunto.

Una ley "equilibrada"

En la misma línea, la parlamentaria de EH Bildu Itxaso Etxebarria ha afirmado que aunque "nunca llueve a gusto de todos", la ley aprobada es un texto "equilibrado", en el que se han aceptado "la mayoría" de las enmiendas planteadas por su grupo.

Desde el PSE-EE, Txarli Prieto ha puesto en valor el "carácter unitario" de la ley aprobada este jueves, de la que ha indicado que es especialmente necesaria ante el "creciente" número de animales de compañía que hay en Euskadi.

La portavoz de E-Podemos-IU, Miren Gorrotxategi, se ha felicitado por el hecho de que, tras la aceptación de buena parte de las enmienda de su grupo y de otras formaciones, se ha logrado mejorar el texto inicial, aunque ha lamentado que el texto no haya avanzado más en la protección de los animales.

La parlamentaria de PP+Cs Muriel Larrea ha destacado la necesidad de legislar sobre esta materia ante el "creciente" número de animales de compañía y ante el hecho de que siguen existiendo personas que "infringen sufrimiento" a los animales.

La única representante del Grupo Mixto-Vox, Amaia Martínez, ha argumentado que su grupo se abstiene porque solo está dispuesta a apoyar una ley estatal sobre protección animal que responda a "un modelo de país unido".

Ya somos 247.004