Enterprise lo deja tirado a 550 km de casa: cancela el alquiler del coche horas antes y cierra la oficina

Tras la actuación de FACUA Euskadi, la empresa ha abonado al afectado el sobrecoste que tuvo que asumir al alquilar un automóvil en otra compañía.

Enterprise lo deja tirado a 550 km de casa: cancela el alquiler del coche horas antes y cierra la oficina

Un socio de FACUA Euskadi ha recibido 95 euros de la empresa de alquiler de coches Entreprise Rent-a-car, después de que esta lo dejase tirado tres horas antes de iniciar el trayecto Cáceres-Vitoria, de más de 550 km. El importe corresponde a la diferencia entre el alquiler contratado y el que tuvo que realizar el consumidor con otra compañía para llegar a casa.

Miguel Ángel A.L. recibió una llamada de la oficina de Enterprise en Cáceres el pasado 21 de mayo –el mismo día en que tenía que realizar el trayecto hasta su casa, en Euskadi–: se quedaba sin vehículo, su reserva estaba cancelada.

"¿Tú sabes el estrés que pasé cuando me lo dijeron? Con la familia y los trastos, un viernes por la tarde, que otro día de la semana habría sido más fácil... Además en una ciudad pequeña como Cáceres, que no creo que haya muchos coches disponibles. Y yo el lunes tenía que estar en mi puesto de trabajo ", recuerda el afectado.

Pese a que la causa aducida era una supuesta avería en el motor del coche reservado, y pese a que le habían dicho que no iban a poner ningún otro a su disposición, Miguel Ángel decidió presentarse a la hora convenida en la oficina de Enterprise. Se la encontró cerrada. Trató por todos los medios de conseguir una solución por parte de la empresa, pero esta insistió en que no haría nada por él. Finalmente, el usuario se vio obligado a reservar un vehículo en otra compañía. "Yo le dije al dependiente que le pagaba lo que fuese, que nos teníamos que ir de allí sí o sí".

La nueva reserva le costó 265 euros, 95 más que la primera. El usuario, que era ya socio de FACUA Euskadi, decidió ponerse en contacto con la asociación, preguntando si tenía derecho a que le reembolsasen la diferencia -cancelada la reserva, el cargo inicial le fue devuelto-.

La asociación respondió afirmativamente, tras lo cual el socio aportó toda la información concerniente al caso, a fin de iniciar el proceso de reclamación. En este se esgrimía, entre otros aspectos legales, el artículo 1.101 del Código Civil: "Quedan sujetos a la indemnización de los daños y perjuicios causados los que en el cumplimiento de sus obligaciones incurrieren en dolo, negligencia o morosidad, y los que de cualquier modo contravinieren al tenor de aquéllas".

El pasado mes de septiembre, Enterprise abonó los 95 euros a Miguel Ángel, que dice sentirse "muy satisfecho" con la asociación consumerista.

Ya somos 246.168