El enero más caro de la historia: el recibo de la luz del usuario medio alcanza los 133 euros

FACUA critica que el Gobierno sigue sin intervenir la tarifa PVPC pese a que la directiva europea del sector lo permite. La factura supera en un 65,3% la del primer mes del año pasado.

El enero más caro de la historia: el recibo de la luz del usuario medio alcanza los 133 euros

El recibo de la luz del usuario medio ha alcanzado los 133,06 euros en el que ha sido el enero más caro de la historia. Así lo pone de manifiesto el análisis realizado por FACUA-Consumidores en Acción sobre la evolución de la tarifa semirregulada (PVPC). La asociación critica que el Gobierno sigue sin intervenir la tarifa PVPC pese a que la directiva europea del sector lo permite.

La factura de enero supera en un 65,3% los 80,48 euros del primer mes del año pasado. Se sitúa como la segunda más elevada a nivel histórico, teniendo por delante solo la del pasado diciembre, cuando alcanzó los 140,62 euros. La carestía del recibo como consecuencia de la especulación de las grandes eléctricas se ha agravado este mes por el incremento en los cargos regulados, después de que al descuento del 96% aplicado desde septiembre le haya sustituido otro de solo el 33%.

FACUA critica que este Gobierno también se haya plegado a los intereses del oligopolio energético y siga sin acometer nuevas medidas para reducir las tarifas eléctricas una vez que se han mostrado claramente insuficientes las bajadas de los impuestos que se repercuten en la factura y las de los cargos regulados. Los recortes en los beneficios caídos del cielo de las eléctricas han sido finalmente muy inferiores a los miles de millones prometidos por la vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera.

Invervención de la tarifa PVPC

En este sentido, la asociación lleva meses reclamando al Ejecutivo de coalición que imponga durante al menos seis meses un descuento mínimo del 50% en la factura eléctrica sometida a la tarifa semirregulada PVPC de la inmensa mayoría de familias, excluyendo sólo a las de rentas más altas. Descuento que, al igual que el actual modelo de bono social, correría a cargo de las principales energéticas que operan en España de manera proporcional a sus cuotas de mercado. La asociación advierte de que la directiva europea del sector permite aplicar este tipo de intervenciones.

En enero de 2021, el precio del kWh se situó en una media de 16,75 céntimos (con el 27,19% de impuestos indirectos incluidos). Este enero, el precio medio ha sido de 27,60 céntimos en horario valle, 32,29 céntimos en horario llano y 41,44 céntimos en horario punta (incluido el 10,55% de impuestos indirectos que se aplican en las facturas emitidas desde el 16 de septiembre). La media aritmética entre los tres tramos ha sido de 33,77 céntimos, un 101,6% más que hace un año. La media ponderada tomando como referencia el consumo del usuario medio en cada tramo ha sido de 32,82 céntimos, un 95,9% más elevada que en enero de 2021.

El usuario medio

El usuario medio utilizado por FACUA en sus análisis tiene una potencia contratada de 4,4 kW -la misma en horario punta y valle- y un consumo de 366 kWh mensuales. Es un perfil elaborado tras el análisis de varias decenas de miles de facturas de viviendas habitadas. En cuanto a los porcentajes de consumo en los tres tramos horarios del nuevo sistema de facturación, la asociación ha tomado como referencia el perfil de usuario medio tradicional sin discriminación horaria publicado por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), que consume el 45% de la electricidad en el horario valle, el 29% en el horario punta y el 26% en el horario llano.

De lunes a viernes, el horario punta se aplica de 10 a 14 horas y de 18 a 22 horas, el llano de 14 a 18 horas y de 22 a 00 horas, y el valle de 00 a 8 horas. Sábados, domingos y festivos nacionales se aplica las 24 horas el horario valle.

Ya somos 247.010