Muere una joven sevillana en Turquía durante una operación de reducción de estómago

Los restos de la menor, de 17 años de edad, llegaron el pasado martes a Utrera. La intervención costaba una tercera parte en el país euroasiático.

Muere una joven sevillana en Turquía durante una operación de reducción de estómago

Una joven de Utrera (Sevilla) que viajó a Turquía para someterse una operación de reducción de estómago murió el pasado domingo como consecuencia de una complicación en el quirófano. Sus restos llegaron el pasado martes, 1 de marzo a su pueblo natal procedentes de Estambul.

La menor, de 17 años de edad, viajó a a la capital turca acompañada por su madre aprovechando el día festivo en Andalucía para someterse a la intervención. En el transcurso esta, según recoge El Correo de Andalucía, se produjo una complicación mortal: le cortaron el bazo, un órgano vital situado encima del estómago y debajo de las costillas.

La joven comenzó a desangrarse, precisando de manera urgente una trasfusión de sangre. Durante esta, la joven se infectó y finalmente falleció.

Los restos, ya en Utrera

Una vez realizados todos los trámites burocráticos en Estambul, las autoridades turcas dieron el visto bueno a la repatriación del cuerpo sin vida de esta joven. El féretro llegó al aeropuerto de Málaga y fue trasladado al tanatorio de Utrera el pasado martes.

La familia de la joven fallecida agradeció las muestras de condolencias que ha recibido en las últimas horas y pidió que se respetara su intimidad en este momento de dolor.

El caso de esta mujer de Utrera recuerda al de Sara Gómez, la mujer de 39 años que falleció tras las graves lesiones en múltiples órganos durante una intervención de cirugía estética a la que se sometió en Cartagena (Murcia). La particularidad se encuentra en que, esta vez, el siniestro se produjo fuera de las fronteras de la UE.

Protocolo médico más laxo

Como recoge el portal de noticias Utreraweb, la familia compareció ante las cámaras del programa televisivo Andalucía Directo. Una prima explicó que en Turquía el protocolo médico no es tan rígido como el español y que las pruebas previas se limitan a un análisis de sangre. Otros familiares de la menor se habían operado allí sin mayores complicaciones.

También explicó que Turquía surgió como una opción porque allí las operaciones de este tipo cuestan un tercio de lo que valen en España: de los 10.500 euros de una clínica española a los 3.500 de una turca. Eligieron esa clínica en concreto por el boca a boca de gente que ya se había operado allí y que no tuvo complicaciones.

"No queremos que vuelva a ocurrir" manifestó la familiar de la fallecida, que lanzó una advertencia a quien esté pensando en acudir a Turquía para someterse a una intervención tan complicada como una reducción de estómago.

Ya somos 246.290