¿Energía nuclear? No, gracias

En el seno de la Comisión Europea se ha impuesto con fuerza un nuevo debate sobre la tradicional controversia de potenciar o no, la energía nuclear con el argumento de buscar una solución para resolver los problemas de las necesidades energéticas de los distintos países y para poner freno a la alarmante contaminación del medio ambiente.

El gobierno francés ha sido el principal impulsor de este debate y en la actualidad representa al país europeo que con mas fuerza está defendiendo la solución nuclear, como vía para acabar con la dependencia de la Unión Europea frente al petróleo y el gas.

Durante décadas, los gobiernos europeos no han querido potenciar el desarrollo de energías limpias, tal como le han venido pidiendo los movimientos ecologistas, organizaciones de consumidores, sindicatos... y han optado por potenciar el uso de energías contaminantes. Ahora, tratan de ocultar sus propias responsabilidades en el grave deterioro que está sufriendo el medio ambiente, con el argumento de que la energía nuclear es menos contaminante que las que se obtienen por medio del uso del petróleo, el carbón y el gas en las centrales generadoras de energía eléctrica actuales, tratando de ocultar las graves consecuencias que se derivan del uso de la energía nuclear.

Se utilizan medias verdades para tratar de convencer a los distintos gobiernos europeos de la necesidad de potenciar la construcción de nuevas centrales nucleares y a la vez no se quiere apostar decididamente por potenciar la generación de energías limpias y no contaminantes.

Nuevamente se nos quiere hacer creer a los ciudadanos que ante la actual situación de dependencia energética que tiene Europa, la única solución factible es apostar por la energía nuclear, cuando la solución hay que verla a medio y largo plazo para lograr que los distintos países de la Unión Europea garanticen y promuevan la producción de energías limpias y renovables, a la vez que apuesten decididamente por la optimización y el ahorro energético en la industria, la administración y en las viviendas.

FACUA-Consumidores en Acción espera que el Gobierno español mantenga su actual posición en defensa de la potenciación de las energías limpias y no siga la tendencia que se abre en la Comisión Europea y rechace claramente la construcción de nuevas centrales nucleares en España.

La insostenible situación de consumo energético actual, nos obliga a todas las partes implicadas: gobiernos, empresarios, consumidores, etc., a asumir mayores compromisos para resolver este grave problema sin caer en la trampa de la energía nuclear.

Ya somos 198.058