FACUA alerta a los usuarios de actuaciones fraudulentas de falsos inspectores de las instalaciones de gas

La Federación advierte que se presentan en los domicilios y hacen creer a los usuarios que deben realizar una inspección obligatoria.

La Federación de Asociaciones de Consumidores y Usuarios de Andalucía (FACUA) alerta a los usuarios de la existencia de actuaciones fraudulentas por parte de personas que acuden a los domicilios pretendiendo realizar la revisión de la instalación de gas, para lo cual se identifican de forma confusa.

Frecuentemente, estas revisiones se centran en la sustitución de la goma del butano y los reguladores, algo que en ocasiones pretenden hacer antes de su verdadera fecha de caducidad o sin estar averiados, cobrando por este trabajo precios excesivos y presentando facturas que el usuario firma, con lo que no tiene forma de demostrar que ha sido engañado.

FACUA advierte que la obligación de revisar las instalaciones es por cuenta del usuario cada cinco años en las de gas butano y cada cuatro años en las de gas canalizado, y que se puede acudir a cualquier instalador autorizado, que cobra según su propia tarifa de precios, por lo que es aconsejable comparar y desconfiar de quien ofrezca estos servicios sin haberlos solicitado. El personal que acuda a realizar este trabajo debe estar autorizado por la Delegación Provincial de Empleo y Desarrollo Tecnológico y llevar consigo un carnet identificativo, expidiendo una certificación acreditativa de la revisión.

El usuario no está obligado a realizar la revisión con ningún instalador en concreto y estos profesionales no pueden coaccionar con el corte de suministro, ya que las facultades para ello recaen sobre la empresa suministradora, con la autorización de la Delegación de Empleo y Desarrollo Tecnológico y siempre que existan defectos significativos en la instalación que no sean subsanados por el usuario o éste se niegue a pasar la revisión obligatoria.

Asimismo, FACUA informa que los elementos de la instalación que cuenten con fechas de caducidad, como los tubos flexibles, pueden ser sustituidos por los propios usuarios siempre y cuando tengan el conocimiento necesario sobre cómo deben hacerlo y el material esté homologado. Los reguladores sólo deben ser cambiados cuando se encuentren defectuosos, ya que no están sometidos a caducidad.

En el caso de las instalaciones de gas canalizado, la empresa suministradora (Gas Andalucía en la comunidad andaluza), tiene la obligación de realizar inspecciones periódicas, cada año como mínimo, al 25% de sus abonados. En el caso de detectar que la instalación no cumple la normativa, FACUA señala que la empresa está obligada a notificar al usuario las modificaciones a introducir, indicándole el plazo en que las mismas deberán ser realizadas y que no superará los seis meses.

Ya somos 203.746