Motor y viajes

El tren en España, listo para salir del túnel

El movimiento en defensa del medio motorizado más eficiente y que mejor vertebra el territorio advierte de lo crítico del momento para su implementación. La actitud de las instituciones es ambigua, denuncia.

Por Guillermo F.B Hildebrandt

Al cumplirse tres décadas de la tan celebrada inauguración del AVE Sevilla-Madrid, España afronta un momento clave en su relación con el ferrocarril, históricamente difícil. Los movimientos cívicos en defensa del que, casi dos siglos después de su nacimiento, es el medio motorizado más eficiente y sostenible ?en lo que confluyen grupos ecologistas o, muy significativamente, la Revuelta de la España Vaciada?, advierten: es ahora o nunca. La Unión Europea prepara fuertes inversiones para superar la falta de cohesión y operatividad de su red, que tienen que concretarse en los próximos meses.

El humo negro de una locomotora en movimiento mezclándose con la bruma; novísimas estaciones de hierro y cristal; porteadores de carbón doblados bajo el peso de la carga. En su empeño por renovar la pintura de su tiempo, Turner y los impresionistas que vinieron después, como Monet, buscaban a su alrededor motivos con los que retratar los nuevos, acelerados tiempos modernos. Quizá el más elocuente, y desde luego uno de los más visitados, fue el ferrocarril.

Para acceder a los contenidos de este número de Consumerismo debes ser socio de pleno derecho de FACUA. Pulsa aquí para darte de alta o iniciar sesión.

Hazte socio pleno o inicia sesión para leer el último Consumerismo
Ya somos 40.896