Narbona afirma que la energía nuclear "no es la mejor opción para España" por motivos económicos y sociales

la ministra de Medio Ambiente apuntó que los españoles están entre los ciudadanos europeos que tienen <i>"un nivel más alto de rechazo a la energía nuclear"</i>.

La ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, afirmó hoy que la energía nuclear "no es la mejor opción para España desde el punto de vista económico y social". La ministra, que participó hoy en los desayunos del Club Diálogos para la Democracia, indicó que la energía nuclear no es una opción para nuestro país no por razones ideológicas, sino económicas y sociales.

Así, Narbona explicó que en un análisis económico a largo plazo hay que incluir "cuánto cuesta la energía nuclear, cuánto cuesta mantener las centrales funcionando y cuánto cuesta el tratamiento de residuos radiactivos durante miles de años en condiciones seguras". Asimismo, la titular de Medio Ambiente apuntó que los españoles son de los ciudadanos que tienen "un nivel más alto de rechazo a la energía nuclear".

La ministra negó que la opción del Gobierno por una reducción gradual de la energía nuclear en España sea por motivos ideológicos, ya que en Europa hay diversidad de partidos gobernando y opciones diferentes, desde la reducción de esta fuente energética en países como Alemania, Bélgica y Suecia, a otros que apuestan por ella como Francia.

La decisión de reducir gradualmente la energía nuclear en España es una decisión que se tomará "cuando se culmine el trabajo de prospectiva de demanda de energía a 2030", indicó. Narbona defendió que el informe de Greenpeace que propone un 100%de energía con fuentes renovables "es una opinión tan válida como otras" que defienden las nucleares.

En cuanto al Almacén Temporal Centralizado (ATC), la ministra indicó que tomar la decisión de su ubicación es "un proceso complejo" y pidió que "después de las elecciones se culmine de forma responsable" y que "no se utilice de forma partidista".

Protocolo de Kioto

Respecto al cambio climático, Narbona aseguró que "España puede cumplir el Protocolo de Kioto y seguir reduciendo sus emisiones sin que eso signifique que disminuya el PIB", como se ha demostrado con los datos de 2006. Así, el año pasado fue el primero desde 1992 en que se redujo el consumo de energía con un crecimiento económico del 3,9% del PIB y un aumento de población de 700.000 personas.

"España puede cumplir el Protocolo de Kioto al mismo tiempo que aumentar su PIB y su bienestar y registrar un avance tecnológico", afirmó Narbona, quien puntualizó que este cumplimiento será además de con medidas internas con proyectos en terceros países. "Cumplir el Protocolo de Kioto es imposible sin los mecanismos de desarrollo limpio", indicó, ya que el 20% del cumplimiento será con inversiones fuera de España y el resto dentro de nuestro país.

Narbona también destacó que el año pasado el gas natural superó a la producción energética con carbón, que el parque eólico aumentó un 32% respecto a 2005 y que aumentó la producción hidroeléctrica gracias a mayores precipitaciones. Además, la intensidad energética disminuyó un 5% respecto del PIB.

Ya somos 191.229