FACUA inicia a través de su web una campaña de información sobre el mal de las 'vacas locas'

La Federación desaconseja el consumo de una amplia lista de productos industriales dado que el vacuno utilizado para su elaboración puede haber sido sacrificado antes de octubre, y por tanto incluir tejidos de riesgo.

La Federación de Asociaciones de Consumidores y Usuarios de Andalucía (FACUA) desarrollará durante todo este año una Campaña de información sobre la seguridad alimentaria que comienza hoy con la difusión, a través de la web www.facua.org/vacaslocas, de un amplio informe en el que da respuestas a más de cuarenta preguntas sobre la crisis de las vacas locas.

El informe se divide en cuatro grandes bloques: ¿Qué es la enfermedad de las vacas locas?, ¿Qué es el Material Especificado de Riesgo?, ¿Cómo velan las autoridades por nuestra seguridad? y ¿Ofrecen garantías las etiquetas de los productos?.

“De las cuarenta y tres preguntas planteadas por FACUA sólo una queda sin respuesta”, advierte su presidente, Francisco Sánchez Legrán. “¿Por qué no prohíben las autoridades los productos elaborados a partir de vacuno sacrificado antes de octubre, fecha en que la obligación de extraer el MER se hizo efectiva en toda la UE?”.

FACUA muestra su especial preocupación por productos derivados del vacuno, como hamburguesas, salchichas, pastas rellenas y platos precocinados como lasañas, canelones, croquetas, estofados, albóndigas o sopas, dado que en la mayoría de los casos nadie garantiza a los consumidores que estén exentos de MER, por lo que desaconseja su consumo si no se ofrecen garantías al consumidor.

Y es que no es en absoluto descartable que los consumidores hayan comido tejidos de riesgo de vacas con la enfermedad e incluso que los continúen comiendo en la actualidad, ya que los productos industriales que incluyen MER de rumiantes sacrificados antes de octubre continúan en el mercado. A este respecto, FACUA ha dirigido sendos escritos a los ministros de Agricultura y Sanidad para que se pronuncien al respecto. Asimismo, la Federación considera que deberían inspeccionarse las industrias alimentarias para garantizar que no conservan tejidos de riesgo en sus almacenes.

Además, en los últimos meses e incluso días se ha ampliado o se ha recomendado ampliar el número de partes consideradas MER, las cuales, por otro lado, se han continuado consumiendo incluso después de su prohibición, ya que las autoridades sanitarias no han procedido a su retirada del mercado. Esto ocurrirá, por ejemplo, con los chuletones de ternera y los productos elaborados con carne separada del hueso mediante procedimientos mecánicos.

FACUA recuerda que los gobiernos de Australia y Nueva Zelanda, que han prohibido desde el 8 de enero la importación de carne de vacuno procedente de todos los países europeos, han tomado la misma medida preventiva con todos los productos derivados del vacuno y ha aconsejado a los comerciantes minoristas que los retiren de la venta.

Asimismo, aunque las autoridades españolas insisten en advertir que no puede hablarse de una epidemia dado que se han detectado menos de diez casos de vacas locas hasta la fecha, FACUA recuerda que la intensificación de los controles apenas ha comenzado, por lo que no es improbable que se detecten más casos a corto plazo, además del hecho de que nadie puede garantizar que algunas de las reses muertas que se han encontrado enterradas o abandonadas no tuviesen la enfermedad.

Ya somos 190.625