Copa de la UEFA

FACUA recomienda a los afectados por cancelaciones de vuelos a Glasgow que exijan indemnizaciones

La Federación asesora desde esta mañana a numerosos aficionados del Sevilla FC y el Espanyol que esperan en los aeropuertos de San Pablo y El Prat.

La Federación de Consumidores en Acción (FACUA) recomienda a los afectados por cancelaciones de vuelos a Glasgow que exijan las indemnizaciones económicas que establece la normativa europea. Numerosos aficionados del Sevilla FC y el Espanyol esperan desconcertados en los aeropuertos de San Pablo y El Prat después de que los aviones en los que tenían previsto viajar no saliesen esta madrugada a la ciudad escocesa, donde ambos equipos jugarán la final de la Copa de la UEFA en el estadio Hampden Park.

FACUA ha puesto en marcha un servicio de asesoramiento a los afectados, a través de su Teléfono del Consumidor, 954 90 90 90, y la dirección de correo electrónico tudenuncia@facua.org. La Federación viene recibiendo desde esta mañana numerosas llamadas de usuarios afectados por el problema en los aeropuertos de El Prat, en Barcelona, y San Pablo, en Sevilla.

Independientemente de que los afectados fuesen reubicados en otros vuelos, el Reglamento CE 261/2004, de 11 de febrero, establece que los usuarios que hayan sufrido una cancelación con circunstancias como éstas tienen derecho a comida y refrescos suficientes durante la espera e indemnizaciones económicas que varían en función de la distancia del vuelo y las horas de retraso con respecto a la hora inicialmente prevista para la llegada.

Dado que las distancias entre Sevilla y Barcelona a Glasgow superan los 1.500 kilómetros, los afectados por cancelaciones que lleguen a su destino en otros vuelos con más de dos horas de retraso sobre el previsto pueden reclamar indemnizaciones de 400 euros. Un vuelo que reubicará a pasajeros afectados en el aeropuerto de Sevilla tiene prevista su salida a las 15:00 horas, once después del cancelado.

La normativa no establece las citadas indemnizaciones si en lugar de una cancelación se produce un retraso, esto es, que el mismo vuelo previsto saliese más tarde. Es frecuente que las aerolíneas disfracen de retrasos lo que en realidad son cancelaciones de vuelos que pasan a ser sustituidos por otros, con aviones distintos. Asimismo, la legislación europea también plantea que las indemnizaciones por cancelaciones pueden ser eludidas por las empresas responsables en determinados supuestos de circunstancias extraordinarias que no hubieran podido evitarse incluso si se hubieran tomado todas las medidas razonables. Pero será algo que, de pretender evitar las citadas indemnizaciones, tendrían que ser demostradas de forma fehaciente a los usuarios que reclamen.

La cuantía de 400 euros es la establecida en la normativa comunitaria para las cancelaciones de todos los vuelos intracomunitarios y no comunitarios de más de 1.500 kilómetros y para todos los demás vuelos de entre 1.500 y 3.500 kilómetros, si los pasajeros son informados con menos de siete días de antelación y no se les ofrece tomar otro vuelo que les permita salir con no más de una hora de antelación con respecto a la hora de salida prevista y llegar a su destino final con menos de dos horas de retraso con respecto a la hora de llegada prevista.

Ya somos 198.487