FACUA reclama al Gobierno que aplique la ley de comercio y fije precios máximos a los alimentos básicos

En la reunión convocada por la vicepresidenta Díaz y el ministro Garzón, la asociación ha defendido la fijación de topes a los precios salvo que el sector de la distribución recorte sus inflados márgenes.

FACUA reclama al Gobierno que aplique la ley de comercio y fije precios máximos a los alimentos básicos

FACUA-Consumidores en Acción reclama al Gobierno que actúe ante las grandes subidas que se están produciendo en productos básicos fijando precios máximos o topes a los márgenes de comercialización, tal y como permite la ley de comercio, si el sector de la distribución no recorta sus desproporcionados márgenes.

FACUA ha participado en la reunión mantenida con la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, y el ministro de Consumo, Alberto Garzón, con varias asociaciones de consumidores, el Consejo de Consumidores y Usuarios (CCU) y patronales de la distribución. En representación de la asociación ha estado la presidenta de FACUA Madrid y vocal del CCU, Marian Díaz. Los ministros han anunciado una segunda reunión que se convocará en breve.

En la reunión, la representante de FACUA ha recordado que en su artículo 13, relativo a la libertad de precios, la Ley 7/1996, de 15 de enero, de Ordenación del Comercio Minorista, establece que "el Gobierno del Estado, previa audiencia de los sectores afectados, podrá fijar los precios o los márgenes de comercialización de determinados productos, así como someter sus modificaciones a control o a previa autorización administrativa". Una capacidad que está prevista en varios supuestos, entre ellos "cuando se trate de productos de primera necesidad o de materias primas estratégicas" y "excepcionalmente y mientras persistan las circunstancias que aconsejen la intervención, cuando, en un sector determinado, se aprecie ausencia de competencia efectiva".

FACUA advierte de que tras la luz y los carburantes, la subida de precios de los alimentos está provocando una situación inadmisible e inasumible para muchas familias que no pueden acceder a una alimentación completa y saludable, generando más empobrecimiento de la población y afectando a su salud. Así, la asociación señala que se están produciendo numerosas subidas que no son el resultado de un aumento de costes derivado de la carestía de la electricidad y las gasolinas, sino de un incremento desproporcionado de los márgenes de beneficio para las grandes empresas de distribución.

En esta situación, muy grave, FACUA es defiende una política de intervención de precios de alimentos básicos, aunque está abierta a que las patronales de la distribución ofrezcan otras soluciones, como el compromiso de bajar de forma considerable los precios y el lanzamiento de cestas básicas que paqueticen los productos con grandes descuentos.

En este sentido, la asociación valoraría un compromiso del sector para recortar sus márgenes siempre que sea real y no una estrategia de desplazamiento de las subidas a otros productos, merma de calidad o dar salida a determinados productos con bajo nivel de demanda o con fechas de caducidad o consumo preferente próximas. Soluciones que requieren requiere seriedad y responsabilidad por parte de los empresarios y control desde las administraciones.

Ya somos 248.253