Los 27 respaldan el compromiso sobre la norma para recortar el precio del uso del móvil en extranjero

Las tarifas que serán aprobadas son más elevadas que las que figuraban en la propuesta inicial de la Eurocámara.

Los representantes de los Veintisiete Estados miembros de la UE respaldaron hoy por unanimidad el compromiso alcanzado este martes por la presidencia alemana y la Eurocámara sobre la norma para recortar las tarifas del uso del móvil en el extranjero, lo que allana el camino para que las rebajas puedan entrar en vigor durante el verano, según informaron fuentes diplomáticas.

El compromiso establece que la tarifa máxima de roaming en la UE bajará hasta 49 céntimos por minuto para las llamadas realizadas y a 24 céntimos por minuto para las recibidas; mientras que el precio mayorista -el que paga un operador por usar la red de otra compañía en el extranjero- queda en 30 céntimos.

Para que sea definitivo sólo falta que lo ratifique el pleno de la Eurocámara, lo cual todavía no es seguro por las dudas de los socialistas, que creen que podría haberse ido "más lejos" y que "hay margen de mejora" para los consumidores.

Durante la reunión que se celebró en la tarde del miércoles, todos los Estados miembros señalaron que podrían aceptar el acuerdo, que se sitúa mucho más cerca de sus pretensiones iniciales (52 céntimos para llamadas realizadas, 25 para las recibidas y 32 céntimos como precio mayorista), que de las mayores rebajas que pedía la Eurocámara (40, 15 y 23, respectivamente).

Incluso España, que había liderado un frente junto con Reino Unido y Francia para oponerse a un recorte excesivo del roaming alegando que podría repercutir en un aumento de precio de las llamadas nacionales, aceptó el trato, según las fuentes.

La polémica cuestión de a quién se aplicarán las nuevas tarifas se ha resuelto mediante un complejo mecanismo. Durante los tres primeros meses tras la entrada en vigor del reglamento -el periodo estival si se aprueba definitivamente en junio como está previsto-, los operadores presentarán ofertas a sus clientes y estos podrán escoger si quieren que se les aplique la denominada eurotarifa o tarifa de protección del consumidor o alguna otra tarifa alternativa más ventajosa dentro de un paquete. Tras este plazo de un trimestre, la eurotarifa se aplicará a todos los clientes que no hayan optado por una tarifa alternativa. Por su parte, los topes a los precios mayoristas se aplicarán dos meses después de la entrada en vigor del reglamento.

La eurotarifa irá disminuyendo durante los tres años que esté en vigor el reglamento. En 2008 será de 46 céntimos para llamadas realizadas, 22 para las recibidas y 28 para los mayoristas; y en 2009 caerá hasta 43, 19 y 26 céntimos respectivamente.

Después, la norma dejará de aplicarse salvo que los precios no hayan bajado y la Comisión considere que es necesario prorrogarla con las enmiendas necesarias. Bruselas vigilará también si hace falta incluir en el futuro dentro de la norma el roaming por la transmisión de datos, que actualmente no figura.

Ya somos 198.370