El consumo de energía de los hogares creció tres veces más en España que en la UE de los 25 entre 1990 y 2004

El rápido aumento de la población, entre los factores que han motivado este incremento.

El consumo de energía de los hogares españoles pasó de 9.175 a 16.287 miles de toneladas equivalentes de petróleo (tep) entre 1990 y 2004, con un crecimiento acumulado del 77,5%, el triple que el 24,6% registrado por los países de la UE de los 25, según publica Caixa Catalunya en su último Informe sobre la coyuntura económica.

En el período 1990-1995, el consumo energético de los hogares en la UE-25 creció una tasa media anual del 1,2% frente al 2,4% de España, con un diferencial de 1,2 puntos porcentuales por año. Entre 1995 y 2000, el avance del consumo en la UE-25 fue del 0,9% anual y en España del 3,1%, de forma que el diferencial se amplió hasta los 2,2 puntos por año.

Finalmente, entre 2000 y 2004, el conumo de energía de los hogares en la UE-25 creció a un ritmo del 1,5% anual frente al 8,1% de España, profundizándose la brecha de crecimiento hasta los 6,6 puntos porcentuales.

Entre los factores que han influido en el mayor avance relativo del consumo energético de los hogares españoles, Caixa Catalunya destacó la notable progresión experimentada en España en el número de hogares debida, en buena medida, al rápido aumento de la población.

Así, en el período 1990-2004, la población española pasó d e 38,8 millones de personas a 44,1, un crecimiento medio anual del 0,9% que contrasta con el avance del 0,3% de la UE-25 (período 1991-2004). El crecimiento diferencial entre la población española y la de la UE-25 se acentuó desde el año 2000 con una media del 1,8% por año en el período 2000-2004 en España, frente al 0,4% de la UE-25.

Otro factor fue el proceso de convergencia de los niveles de renta entre España y la media de los países europeos, que impulsó al PIB per cápita español desde el 87,7% de la media de la UE-25 en 1993, al 97,7% en 2004. La coyuntura económica positiva en estos años se tradujo en una "creciente implantación de sistemas de calefacción" (según el último censo, un 48% de las viviendas principales disponían de sistemas de calefacción frente al 25,8% del censo de 1991).

También se registraron avances en la penetración de equipos de aire acondicionado y de las diversas categorías de bienes de consumo duradero para el hogar (electrodomésticos, equipamiento audiovisual u ofimático). Según datos de la Encuesta Continua de Presupuestos Familiares (ECPF) del Instituto Nacional de Estadística, en 2004 un 98,6% de los hogares tenían lavadora (97,4% en 1998), un 73,4% microondas (44,7% en 1998), un 45,0% ordenador (25,1% en 1998.), un 32,6% lavavajillas (20,9% en 1998) y un 31,4% congelador (26,6% en 1998).

Ya somos 198.213