Denuncian que Arte y Naturaleza no cumplía la obligación contractual de mostrar las obras a sus clientes

Una de las querellas argumenta que los reponsables de la empresa diseñaron <i>"un mecanismo defraudatorio que constituye un negocio de tipo piramidal, carente de lógica económica y abocado al fracaso"</i>.

Arte y Naturaleza no cumplía con la cláusula contractual que le obligaba a mostrar a los clientes las obras de arte que tenían adjudicadas en los contratos dentro de un plazo de quince días a partir de la fecha de solicitud, según la querella presentada por el bufete de abogados Hernández-Vilches en representación de tres afectados. Se trata de una de las demandas que ha dado lugar al inicio de investigaciones por parte de la Audiencia Nacional.

El pasado mes de junio y tras las intervenciones judiciales de Fórum Filatélico y Afinsa, los querellantes que tenían invertidos un total de 95.500 euros solicitaron a Arte y Naturaleza la revisión de las obras con el fin de proceder a su valoración.

Pasados los quince días estipulados y ante el silencio de la empresa, los representantes legales de los afectados enviaron un burofax reclamando la muestra de las obras adjudicadas en sus contratos amenazando con emprender acciones legales.

Arte y Naturaleza accedió finalmente a mostrar las obras que, según defienden sus administradores, "son propiedad de los clientes". Las obras fueron peritadas por miembro de la Asociación Nacional de Peritos Judiciales cuyo informe concluyó que las obras adjudicadas a los clientes en virtud de dinero entregado a la firma de los contratos de compra tenía un "valor muy por debajo" del precio de mercado, según describe la querella.

Las investigaciones realizadas ponen de manifiesto que la empresa adjudicaba las obras de arte de forma "unilateral y discrecional" en nombre de sus clientes para cubrir "supuestamente" la cantidad de dinero aportada, lo que dio lugar a un "engaño continuado".

Según explicó el representante legal de los querellantes Manuel Hernández García, éstos siempre aseguraron que "no compraban obras, sino que invertían en ellas". Arte y Naturaleza no cumplía con la obligación evitar los términos financieros en su información a los clientes, tal y como obliga la Disposición Adicional Cuarta de regulación de las empresas de bienes tangibles a la que estaba sometida.

Todos estos hechos dieron lugar a la presentación de la querella criminal ante la Audiencia Nacional por parte de estos tres afectados, cuyas obras adquiridas con un pacto de recompra por parte la empresa tenían un valor "extremadamente inferior" al determinado en los contratos.

Los afectados aportan así las pruebas que pretenden demostrar que los responsables de Arte y Naturaleza diseñaron "un mecanismo defraudatorio que constituye un negocio de tipo piramidal, carente de lógica económica y abocado al fracaso", concluye la querella.

Ya somos 203.747