Desarticulan la mayor red de distribución de billetes de euro falsos de Europa

En total se detuvo a sesenta y una personas que trataban de introducir los billetes falsos en comercios catalanes.

La Policía Nacional, los Carabinieri italianos y los Mossos d'Esquadra han desarticulado la mayor red de distribución en Europa de billetes de euro falsos. El núcleo duro de esta organización estaba formado por ciudadanos de origen ghanés que residían en Cataluña y Madrid, de los cuales sesenta y uno han sido detenidos.

La red se dedicaba a introducir estos billetes en el mercado, a través de aeropuertos, en comercios de Cataluña y con la ayuda de personas a las que se ofrecían permisos de residencia a través de la empresa de uno de los cabecillas a cambio de que actuaran como correo en este tipo de transacción.

La organización conseguía introducir solamente en España, 60.000 euros falsos cada mes, unos billetes que en la mayoría de las ocasiones no eran detectados hasta que llegaban al circuito bancario. El pasado año en España se movieron en total más de un millón de euros falsos en billetes de 20, 50 y 100 euros de altísima calidad.

La operación, que se bautizó como Ovisara, se inició en septiembre de 2006 y finalizó el pasado 16 de mayo cuando se detuvo a dos de los máximos responsables de la banda, en los aeropuertos de Barajas en Madrid y El Prat en Barcelona. En el momento de su detención llevaban 62.000 euros falsos escondidos en bolsas de viaje.

Operación en varias fases

Tras la detención de estos dos cabecillas, se arrestó en la última fase a 14 personas, de los que 11 eran ghaneses, dos nigerianos y uno polaco. Aunque en total son sesenta y uno los detenidos, sólo doce ingresaron en prisión ya que sobre el resto pesan medidas cautelares únicamente. La operación se desarrolló en varias fases, durante las cuales se realizaron once entradas y registros en diversos municipios catalanes y Madrid.

Como parte de la operación, los Mossos d'Esquadra desarticularon también, a principios de abril, en Santa Perpetua de Mogoda (Barcelona) un laboratorio en el que fabricaban el dinero y que disponía de una impresora de alta calidad tipo 'poltter' preparada para elaborar las falsificaciones de billetes.

Los correos de la organización conseguían después, colar estos billetes a través de compras en establecimientos catalanes. Como recompensa, la organización había tramitado ya unos 200 expedientes de regularización a través de la propia empresa de uno de los cabecillas. Una vez eran regularizados, estas personas se sentían en deuda con la banda y por ello ayudaban a introducir el dinero, sobre todo a través de El Prat, donde se produjeron la mayoría de las detenciones.

Ya somos 203.571