FACUA considera la nueva directiva de 'Televisión Sin Fronteras' un nuevo retroceso en la protección de los espectadores

La Federación critica que vuelvan a eliminarse límites a la emisión de publicidad y la deficiente regulación del emplazamiento de productos.

La Federación de Consumidores en Acción (FACUA) considera que la nueva directiva europea de Televisión Sin Fronteras aprobada hoy por los 27 supone un nuevo retroceso en la protección de los espectadores y otro suma y sigue en las cesiones a las exigencias de las cadenas.

FACUA critica la nueva eliminación de límites a la emisión de publicidad, ya que el número de cortes se liberaliza por completo en todos aquellos programas que no sean películas, telefilmes, programas para niños e informativos.

También lamenta la deficiente regulación del emplazamiento de productos comerciales, la técnica conocida como product placement. FACUA recuerda que en la primera directiva de Televisión Sin Fronteras, de mediados de los años 90, la publicidad sólo podía insertarse entre los programas y no dentro de éstos, por lo que la citada práctica se concebía como una publicidad encubierta, prohibida al igual que las denominadas telepromociones .

En este sentido, la Federación advierte que la evolución de la norma ha ido suponiendo pasos atrás en la protección de los derechos de los consumidores. Así, si las telepromociones fueron legalizadas hace años con la única obligación de incluir un rótulo indicativo en pantalla, ahora el product placement queda regulado a la medida de los intereses de las cadenas y de los anunciantes, que no quieren que los espectadores sepan que pagan para que actores y presentadores utilicen sus productos.

Y es que el emplazamiento de productos estará prohibido como regla general, pero se permitirá en películas, series y espacios deportivos. Y para colmo, la obligación de incluir una señal informativa al principio y al final de estos espacios para advertir a los espectadores que las marcas pagan por aparecer también tiene sus excepciones.

FACUA viene reivindicando desde los años 90 que en el cine y la televisión se informe a los usuarios de que las firmas comerciales pagan para que los actores aparezcan con sus productos, a fin de evitar que el product placement sea una publicidad enmascarada o encubierta. La nueva directiva contempla esta obligación mediante una señal que deberá aparecer al inicio y final de los espacios donde se permite el emplazamiento de productos, pero con una importante excepción: las cadenas no tendrán que hacerlo si no tienen ninguna responsabilidad en estos espacios.

Con ello, denuncia la Federación, la publicidad encubierta sólo dejará de serlo en los telefilmes y series de producción propia, aunque se teme que incluso en estos casos las cadenas busquen resquicios legales para evitar la información a instancia de los anunciantes. Y es que cuando la publicidad enmascarada es identificada por el consumidor, su eficacia disminuye.

Ya somos 203.790