La cruzada contra los gays del Gobierno polaco llega a los Teletubbies

Una de las percursoras de la espiral de homofobia se escandaliza ahora con los rumores de que el muñeco <b>Tinky Winky</b> es homosexual.

La cruzada contra los gays del Gobierno polaco llega a los Teletubbies
La Defensora del Menor de Polonia, Ewa Sowinska anunció hace un par de días que los psicólogos de su oficina estudiarían si uno de los teletubbies, Tinky Winky, promueve la homosexualidad entre los niños. La portavoz de la política polaca ha rectificado hoy sus palabras, afirmando que "ni ha pedido ni pedirá" a los expertos que indaguen sobre la sexualidad del muñeco.

Las ridículas, pero no por ello menos homófobas declaraciones de Sowinska, han provocado una nueva crítica de la Comisión Europea al ultraconservador Gobierno polaco, que ha iniciado una caza de brujas contra los gays y las lesbianas.

Preguntado al respecto ayer, un portavoz de la Comisión subrayó que el Ejecutivo comunitario "cree en la libertad de los medios de comunicación".

La polémica se desató cuando periodistas del semanario Wprost preguntaron a Sowinska sobre los rumores que aseguran que los personajes del programa Teletubbies fomentan la homosexualidad. La revista es parte activa en la cruzada antigay polaca: en una de sus portadas mostró a una pareja heterosexual amordazada con una cinta adhesiva en la que se leía la palabra tolerancia y encima, en los colores del arcoiris, el titular La dictadura de la igualdad.

La defensora contestó a los periodistas que había oído comentarios (ya en 1999 el líder evangélico estadounidense Jerry Falwell se escandalizó por la posible homosexualidad del personaje) y que se había dado cuenta de que Tinky Winky "era morado pero no de que era un chico". Cuando se enteró de su sexo masculino, Sowinska pensó que "sería una molestia para el personaje" pero luego consideró que "podría haber una homosexualidad encubierta" en los personajes del programa de la cadena pública británica.

Los argumentos que abogan por la homosexualidad del muñeco son su color morado, el hecho de que lleve un bolso y que luzca un triángulo en la cabeza, el símbolo que los nazis alemanes usaron para marcar a los gays, igual que la estrella señalaba a los judíos.

Ewa Sowinska es miembro del Partido Polaco de la Familia, que lucha contra los derechos de los homosexuales y el aborto. La formación es parte de la coalición de Gobierno de Polonia, encabezada por el primer ministro Jaroslaw Kaczynski.

El ministro polaco de Educación, Robert Biedron, ha propuesto una ley para prohibir "la propaganda homosexual" en las escuelas cuyo objetivo es impedir que los profesores hablen de ello como algo natural.

Por su parte, la Fundación Igualdad, que agrupa a colectivos de homosexuales y lesbianas polacos, ha denunciado que la Policía ha emprendido una campaña de incitación a la denuncia entre las personas con esta orientación sexual.

La operación de recopilación de datos sobre los homosexuales se desarrolla en toda Polonia, según relata al diario varsoviano Metro Janusz Boguszewicz, periodista de publicaciones gays en Internet: "Fui citado por la Policía a la comisaría, donde se me interrogó exigiendo información sobre todos mis amigos y conocidos homosexuales".

Ya somos 203.573