La OMS alerta de que 20 millones de niños en todo el mundo padecen malnutrición aguda y necesitan tratamiento

Tres de cada cuatro niños malnutridos podrían ser tratados en su casa gracias a los alimentos terapéuticos.

La directora general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Margaret Chan, denunció hoy que 20 millones de niños menores de cinco años padecen actualmente en el mundo malnutrición aguda grave y "precisan tratamiento urgentemente". En este sentido, apostó por un "enfoque integrado" que combine la atención hospitalaria y el tratamiento en sus casas mediante alimentos terapéuticos.

En este sentido, según indicaron hoy la OMS, el Programa Mundial de Alimentos (PMA), el Comité Permanente de Nutrición del Sistema de las Naciones Unidas y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), cerca de tres de cada cuatro niños que padecen malnutrición aguda grave -aquellos que tienen buen apetito y no presentan complicaciones médicas- pueden ser tratados en sus hogares con alimentos terapéuticos muy enriquecidos listos para el consumo.

Estas organizaciones internacionales señalaron que la combinación de la atención comunitaria para los niños gravemente malnutridos con el tratamiento hospitalario tradicional demuestra ser más efectiva en el tratamiento de la desnutrición aguda grave.

Los cálculos de las agencias que trabajan por los niños malnutridos indican que esta condición se cobra cada año la vida de al menos un millón de niños, lo que significa que, en promedio, un niño muere por desnutrición aguda grave cada 30 segundos.

Recordó la directora ejecutiva de Unicef, Ann Veneman, que "la malnutrición está presente en alrededor de un 53% de las defunciones de niños menores de cinco años, de modo que estas intervenciones representan un instrumento importante para reducir la mortalidad infantil".

Reducir el riesgo de infección

Según lo explicado por la OMS, la estrategia incluye alimentos ricos en calorías y nutrientes, triturables, blandos y de sabor agradable que pueden ser ingeridos por los niños de más de 6 meses de edad sin necesidad de añadir agua, "lo que reduce el riesgo de infección bacteriana".

Los investigadores señalaron, además que son productos que aportan los nutrientes necesarios para el tratamiento a domicilio de los niños con malnutrición grave, no requieren refrigeración y pueden utilizarse "incluso en contextos donde las condiciones de higiene no son perfectas". Agregaron, además, que la tecnología necesaria para la producción de estos productos terapéuticos listos para el consumo es "relativamente sencilla", lo que haría posible que fuera implementada en todos los países donde la desnutrición aguda grave está presente.

El nuevo modelo de tratamiento reemplazaría el actual, donde se hace ingresar a los niños afectados en un hospital o en una unidad de tratamiento especializada para alimentarlos con una dieta especial a base de lácteos, pero esto supone varios problemas, en especial las dificultades existentes en los países más pobres para acceder a los servicios de salud capaces de ofrecer esa atención.

Ya somos 190.777