El Supremo exime a dos aseguradoras de pagar la indemnización a un afectado por atropello intencionado

El dictamen establece que en la cobertura del Seguro Obligatorio del Automóvil <i>"no responderán a la responsabilidad civil cuando el vehículo sea instrumento directamente buscado para causar el daño personal o material derivado del delito"</i>.

El Tribunal Supremo ha eximido a las aseguradoras Pelayo Mutua de Seguros y Reasegurados a Prima Fija de pagar 337.925 euros de indemnización por responsabilidad civil subsidiaria a un perjudicado por un delito de homicidio en grado de tentativa cometido mediante un atropello, según la sentencia de 8 de mayo de 2007.

La Sala Segunda del Alto Tribunal estima parcialmente el recurso de casación presentado por las aseguradoras contra la sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid de junio de 2006 que declaró la responsabilidad directa de las empresas y les obligó a depositar la indemnización como responsables civiles de la cantidad hasta el límite del seguro obligatorio.

El dictamen establece que en la cobertura del Seguro Obligatorio del Automóvil las aseguradoras "no responderán a la responsabilidad civil cuando el vehículo sea instrumento directamente buscado para causar el daño personal o material derivado del delito".

La Audiencia Provincial de Madrid condenó a J.H.R., de 33 años, a siete años de cárcel por atropellar con su furgoneta de forma intencionada tras una discusión al taxista E.S., provocándole numerosas heridas que le dejaron secuelas de gravedad. La sentencia le condenó a indemnizar con 377.925 euros al atropellado e hizo responsables civiles a las dos aseguradoras.

Ya somos 203.642