Médicos Sin Fronteras advierte que la promesa del G-8 sobre África coincide con más protección a las patentes de los medicamentos

Oxfam señala que los 60.000 millones de dólares prometidos sólo significan en el mejor de los casos, 3.000 millones de dólares extras en ayudas hasta 2010.

La organización humanitaria internacional Médicos Sin Fronteras (MSF) calificó hoy de "hipócrita" la aprobación por parte de los dirigentes del G-8 de un programa de 60.000 millones de dólares (44.000 millones de euros) para la lucha contra el sida, la tuberculosis y la malaria en el continente africano. MSC recordó que este anuncio llega un día después de que los propios líderes de los países más industrializados del mundo decidieran exigir a las economías emergentes mayores niveles de protección a la propiedad intelectual, lo cual contribuirá a mantener artificialmente altos los precios de los medicamentos.

Los dirigentes de los ocho países más avanzados económicamente del mundo se comprometieron hoy en Alemania a cumplir su promesa de aportar "una considerable ayuda" a África antes del 2010. En este sentido, se pusieron de acuerdo para destinar 60.000 millones de dólares para la lucha contra el sida, la tuberculosis y la malaria, la mitad de los cuales serán aportados por Estados Unidos y el resto por la demás naciones del G-8, según informó el Grupo tras su encuentro con los representantes de Egipto, Argelia, Nigeria, Senegal, Sudáfrica y Ghana.

No obstante, el director de MSF-Italia, Kostas Moschochoritis, calificó hoy de "hipócrita" la decisión del G-8. "Por una parte se prometen más fondos para la lucha contra el sida, la malaria y la tuberculosis, pero al mismo tiempo se impone a los países emergentes que refuercen las patentes sobre medicamentos, con el inevitable resultado de que las curas que salvan vidas tendrán precios inaccesibles para millones de personas. ¿Qué sentido tiene aumentar los fondos si al mismo tiempo se hacen aumentar los precios?", declaró, citado por la agencia misionera de noticias Misna.

En un comunicado, la organización advirtió hoy de que la decisión de incrementar todavía más la protección de las patentes en los países en vías de desarrollo tendrá un importante impacto negativo sobre el acceso a medicamentos asequibles en los países en vías de desarrollo e impedirá las innovaciones en materia de salud en los países en que más se necesita.

"Países con ingresos medios como India y Brasil son productores clave de medicamentos esenciales asequibles que se utilizan localmente y en todo el mundo en desarrollo", afirmó la organización. Los medicamentos genéricos producidos en India, por ejemplo, representan más del 80 por ciento de los antirretrovirales (ARV) utilizados por MSF para tratar a más de 80.000 pacientes en sus proyectos de sida en más de treinta países.

Un informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS) hecho público en abril de 2006 reveló que la protección de la propiedad intelectual no estimula el desarrollo de medicamentos para tratar enfermedades que sobre todo afectan a los habitantes de los países en desarrollo.

"Sin embargo", denunció MSF, "los líderes del G-8 únicamente fomentan una mayor protección de la propiedad intelectual como forma de potenciar la innovación". "Aunque la OMS ha creado un grupo de trabajo intergubernamental para abordar el problema de la innovación y el acceso para países en desarrollo, el G-8 rotundamente hace caso omiso a este proceso", añadió la organización.

Por su parte, la organización Oxfam advirtió hoy de que los 60.000 millones de dólares prometidos por el G-8 "únicamente significan, en el mejor de los casos, 3.000 millones de dólares extras en ayudas hasta 2010", según declaró a Misna el presidente de Oxfam, Max Lawson, quien recordó que todavía faltan 30.000 de dólares prometidos en la cumbre anterior del G-8 en Gleneagles, Escocia, hace dos años.

Ya somos 190.297