Estudio en veintitrés países

La OMS asegura que 13 millones de personas mueren al año por factores medioambientales poco saludables

Más del 10% de muertes se producen por dos factores de riesgo ambientales: agua insegura y el empleo de combustibles sólidos para cocinar.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) asegura que cada año mueren unas 13 millones de personas a causa de factores medioambientales poco saludables, según se desprende de un informe presentado hoy en el que se recomienda a los países reducir ciertos riesgos medioambientales como la contaminación, peligros en el ámbito laboral, radiaciones, ruidos, riesgos agrícolas y cambio climático para mejorar la salud de sus ciudadanos.

De este modo, en algunos países más de un tercio de la carga de enfermedades podría ser prevenido por mejoras ambientales, siendo Angola, Burkina Faso, Mali y Afganistán los países más afectados de los veintitrés analizados.

Entre los factores de riesgo, más del 10% de muertes se producen por dos factores de riesgo ambientales: la contaminación del agua (lo que incluye también falta de higiene y servicios básicos) y la contaminación en el interior de los hogares debido al uso de combustibles sólidos para cocinar. En estos casos, los niños menores de 5 años son las principales víctimas, constituyendo el 74% de los fallecimientos por diarreas o infecciones respiratorias.

Además, los países con un bajo nivel de ingresos sufren más factores medioambientales poco saludables, perdiendo años de vida por persona veinte veces más que los países con más ingresos. No obstante, incluso en países con mejores condiciones ambientales casi una de cada seis enfermedades podría haberse prevenido con intervenciones ambientales eficientes que redujeran enfermedades cardiovasculares o heridas de tráfico de carretera.

Según afirmó la subdirectora general de Desarrollo Sostenible y Ambientes Saludables de la OMS, Susanne Weber-Mosdorf, estos datos son "un primer paso" para la creación de asistentes nacionales en los sectores de Salud y Medio Ambiente que prioricen acciones preventivas".

De igual modo, los datos demuestran como existen determinadas conductas en los hogares domésticos cuyo tratamiento adecuado permitiría reducir el índice de mortalidad, como el uso de productos de limpieza y dispositivos de cocina con gas o electricidad, mejorar la ventilación y mejorar algunos hábitos como alejar a los niños del humo.

En España, por ejemplo, la OMS calcula que podrían evitarse 58.000 muertes anuales atribuibles a problemas medioambientales (frente a las 116.000 de Angola, por ejemplo), lo que representa un 14% de la carga de enfermedad en el país. Además, mientras en el país africano la diarrea y las infecciones respiratorias son los principales problemas atribuibles a la contaminación, en España los primeros puestos los ocupan el cáncer y las enfermedades cardiovasculares.

Ya somos 203.712