FACUA reclama celeridad en el inicio del plan de sustitución de contadores eléctricos y un plazo no demasiado extenso para su ejecución

Critica que todavía sigan existiendo suministros a 127 voltios en España, lo que supone un incumplimiento de las exigencias europeas.

La Federación de Consumidores en Acción (FACUA) valora positivamente la puesta en marcha del plan de renovación de contadores de energía eléctrica y reclama al Ministerio de Industria, Turismo y Comercio celeridad en el inicio de la sustitución de los equipos obsoletos y que establezca un plazo no demasiado extenso para completarlo.

El punto de partida del plan será el próximo 1 de julio, fecha a partir de la cual los equipos de medida que se instalen, tanto para nuevos suministros como en sustitución de contadores averiados, permitirán la gestión del servicio a distancia y la discriminación horaria, para favorecer el desarrollo de políticas de ahorro energético.

La fecha del 1 de julio ya estaba fijada por el Real Decreto 809/2006, de 30 de junio, pero el Gobierno prepara ahora una norma que regulará la parte del plan de mayor envergadura. Se trata, como FACUA viene reclamando desde hace años, de la sustitución de la mayoría del parque de contadores, millones de equipos obsoletos, que en un porcentaje importante superan los treinta años de antigüedad.

Asimismo, FACUA recuerda que el Real Decreto 1.802/2003, de 26 de diciembre, establece que en ningún caso los gastos que se produzcan por dicha reforma podrán repercutirse a los consumidores que tengan los equipos en alquiler, puesto que desde hace años están abonando en su tarifa de alquiler un importe destinado a la actualización o renovación de los mismos.

La Federación señala que los nuevos contadores electrónicos que se van a implantar no son necesariamente más precisos que los mecánicos, pero sí cuentan con un mecanismo que permite la discriminación horaria. Esta característica es positiva pues va a permitir conocer datos más reales de la curva de consumo, permitiendo a las compañías una mayor orientación sobre los hábitos de los usuarios y mayores medidas de ahorro energéticas.

Cambio de tensión

Por otro lado, FACUA reclama nuevamente al Ministerio de Industria, Turismo y Comercio que obligue a las empresas eléctricas a que procedan, con carácter obligatorio, al cambio de la tensión en aquellos suministros que todavía están a 127 voltios y se adapten a las exigencias europeas de 220 ó 380 voltios. Estas modificaciones deberían ser abonadas por la empresa suministradora, sin suponer coste alguno para los usuarios.

Desde FACUA se insta a las empresas distribuidoras que van a realizar el cambio de contadores a que informen a las organizaciones de consumidores de las distintas comunidades autónomas. Con ello se pretende preservar e informar a los consumidores de sus derechos como usuarios del servicio.

Ya somos 198.296