FACUA Sevilla pide al Instituto del Taxi que garantice el cumplimiento de la normativa en las cámaras de vigilancia

La colocación de cámaras de seguridad en los taxis está sometida a la legislación en materia de protección de datos.

La Asociación de Consumidores en Acción de Sevilla-FACUA entiende razonable la colocación de cámaras de seguridad en los taxis que prestan servicio en la capital, pero advierte que debe cumplirse la normativa que regula la utilización de estos dispositivos de vigilancia.

Según ha trascendido en los últimos días, son ya unos 150 taxis los que han instalado un sistema de video-vigilancia en sus vehículos para reforzar la seguridad de los conductores.

En este sentido, el secretario general de FACUA Sevilla, Manuel Baus Japón, ha remitido una carta al director del Instituto del Taxi, Mario Tejada Salas, en la que le solicita que actúe para garantizar el cumplimiento de la norma y que el sector haga un uso correcto y razonable de este sistema de vigilancia.

FACUA Sevilla señala que según la Instrucción 1/2006, de 8 de noviembre, de la Agencia Española de Protección de Datos, sobre el tratamiento de datos personales con fines de vigilancia a través de sistemas de cámaras o videocámaras que regula este sistema de seguridad, es obligatorio informar a los usuarios que sean objeto de este tipo de vigilancia.

Así, y de acuerdo a lo establecido en el artículo 3 de la citada Instrucción, debe colocarse un distintivo informativo en un lugar suficientemente visible y tener a disposición de los interesados impresos donde se detalle la información sobre la existencia de un fichero de imágenes, sobre la finalidad de las grabaciones y los destinatarios de esa información, así como la posibilidad de los usuarios del servicio de acceder a las imágenes grabadas y a la identidad y dirección del responsable del tratamiento, según se recoge en el artículo 5.1 de la Ley de Protección de Datos de Carácter Personal.

FACUA Sevilla señala que el responsable deberá adoptar las medidas necesarias técnica y organizativamente para garantizar la seguridad y confidencialidad de las grabaciones realizadas y certificar que se utilizan únicamente con el fin para el que se obtienen, es decir, aumentar la seguridad del conductor del taxi. La legislación también regula que las imágenes recogidas serán borradas en el plazo máximo de un mes desde su grabación.

De la misma manera, la Asociación recuerda a los responsables del uso de este sistema de seguridad que deberán notificar a la Agencia Española de Protección de Datos la existencia de ficheros de video-vigilancia para su inscripción en el Registro General de la misma.

Ya somos 190.625