FACUA considera la subida del butano un nuevo castigo del Gobierno a las economías domésticas

La desproporcionada subida de 140 pesetas, máxima permitida por el Ministerio de Economía, representa un incremento del 10'7% sobre el precio vigente con anterioridad.

La Federación de Asociaciones de Consumidores y Usuarios de Andalucía (FACUA) considera que la desproporcionada subida en el precio de la bombona de butano autorizada por el Ministerio de Economía es un nuevo castigo del Gobierno a las economías domésticas. El precio máximo, en vigor desde el 1 de abril, permite a las compañías comercializadoras un incremento de hasta el 10’7% sobre el precio anterior, pasando desde las 1.309 pesetas, fijado por Repsol y Cepsa desde enero para el reparto a domicilio, hasta las 1.449 pesetas.

FACUA denuncia que el nuevo precio máximo supone un record histórico, que hasta la fecha no había superado las 1.313 pesetas, y supone un claro perjuicio a los 13 millones de personas que utilizan este combustible en sus hogares. La medida es, a juicio de FACUA, un regalo del Gobierno a Repsol-YPF, el operador que tiene monopolizado en la práctica el mercado.

Desde la entrada en vigor del nuevo sistema aprobado en octubre por la Comisión Delegada para Asuntos Económicos para fijar los precios máximos de venta a los suministros de gases licuados del petróleo, el precio de la bombona se ha incrementado en 334 pesetas, aproximadamente un 30%. Antes de la primera subida, autorizada el pasado octubre, el precio era de 1.115 pesetas.

FACUA considera escandaloso que haya sido el presidente de Repsol-YPF, Alfonso Cortina, quien anunciase el 28 de marzo, antes que el Gobierno, cuál sería la subida que autorizaría el Ministerio de Economía en abril. Repsol anunció la semana pasada que aplicaría el precio máximo que ha autorizado el Gobierno.

Ya somos 198.323